| 1/14/2016 12:05:00 AM

¿La innovación no pasa de ser un discurso en Colombia?

A pesar de que la innovación se ha convertido en uno de los principales puntos de discusión en los departamentos colombianos, el país aún está lejos de los referentes mundiales e incluso latinoamericanos en materia de creatividad.

Una investigación de la firma International Data Corporation (IDC), realizada a petición de la compañía estadounidense Qualcomm, reveló que el índice de Innovación de la sociedad colombiana es del 51%, frente al 59% de México y el 63% de Brasil.

La diferencia fue abismal si se comparara con algunos de los referentes mundiales de la innovación, entre ellos, China (80%) Israel (83%) y Estados Unidos (88%), agrega el informe, en el que además se analiza el grado de innovación a nivel empresarial y gubernamental.

Este resultado es preocupante si se tiene en cuenta que la falta de innovación se traduce en un bajo número de patentes. Muestra de ello es  que a octubre del año pasado solo figuraban 7 inventos del sector tecnológico registrados a nombre de los desarrolladores criollos (Para América Latina el indicador total fue de 426). En Israel esa cifra llegó a 2.305, en China a 47.000 y en Estados Unidos a 90.000.  

IDC sostiene que el déficit de creatividad se debe a un bajo soporte de las empresas jóvenes o startups, falta de promoción de los casos de éxito y burocracia. De hecho, "la mayoría de los ejecutivos y funcionarios desconocen el proceso de registro de una patente (..)  desconociendo el impacto que podría tener tanto en las empresas como en la economía donde se desarrollan", argumenta.

Lea también: Los extranjeros son los que más solicitudes de patentes presentan en Colombia

Fuente: IDC. Los datos de la esquina izquierda son para Colombia.

Los analistas de IDC parten de la idea de que uno de los principales pilares de la innovación es la educación, sin embargo, los recursos que destina Colombia para fortalecer ese sector están por debajo del promedio regional (4% del PIB frente al 5%) y de naciones desarrolladas como Estados Unidos (5.62%).

“En Colombia será importante seguir mejorando el nivel de inversión en educación superior por habitante. Además de eso deberíamos orientar los contenidos hacia las necesidades del país”, enfatiza el documento. 

Lea también: La impactante relación entre la pobreza y la calidad del sueño

Esta problemática está asociada a la falta de apropiación y acceso a las nuevas tecnologías. Según el informe, al cierre de 2015 solo el 30% de la población tenía un teléfono inteligente en su bolsillo, mientras que el promedio latinoamericano es del 51%.

La investigación de IDC y Qualcomm dedica un segmento especial al internet de las cosas (IoT), un tipo de tecnología que permite que cualquier tipo de artefacto esté conectado entre sí (el 16 % de los colombianos afirmaron que tienen uno de esos dispositivos)

A nivel doméstico, las inversiones en este tipo de herramientas alcanzaron los US$101 millones el año pasado. Los objetos más demandados fueron: los vehículos conectados a la red ($US10 millones), los artefactos del sector salud ($US millones) y  los dispositivos inteligentes como los relojes o las gafas (US$9 millones).

Las empresas colombianas, por su parte, participaron con el 0,1% de la inversión global en ese segmento (US$779.000 millones), frente al 27% de Estados Unidos, 26% de China y 46% de otros países desarrollados.

En cuanto a los sectores económicos de mayor contribución en el país (únicamente para IoT) destacan el asegurador (US$5,7 millones), agrícola (15,9%), minorista (US$16 millones), logístico (US$80 millones) e industria (US$98 millones).

Uno de los fenómenos más interesantes, es que el 60% de los empresarios está familiarizado con la tecnología IoT, sin embargo, solo el 24% tiene proyectado hacer uso de estas herramientas para impulsar sus negocios.

Los costos iniciales y la definición de otras prioridades, son solo algunos de los factores que dejan rezagadas a las compañías criollas en materia de nuevas tecnologías, según lo explica en el informe.

Esta situación demuestra por qué solo el 28% de las organizaciones tienen una política de innovación definida para afrontar los cambios futuros, bien sea en su negocio o en las herramientas tecnológicas que lo sustentan.

El Gobierno y el IoT

La calidad de la infraestructura es uno de los factores que determinan la competitividad y desarrollo de los países, así como su capacidad para convertirse en un centro global de la innovación.

En ese sentido,  IDC decidió calcular qué tanto ha invertido el Gobierno colombiano en el diseño de ciudades inteligentes, es decir, aquellas que hacen uso de las soluciones tecnológicas de vanguardia para resolver los problemas cotidianos de la sociedad.

Para desarrollar este tipo de infraestructura, que se sostiene sobre la base del IoT, el país invirtió unos US$45 millones. El transporte público, las redes eléctricas inteligentes y los sistemas de control del patrimonio, fueron los rubros que recibieron la inyección económica más importante.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?