| 10/27/2015 5:00:00 AM

¿Qué tan importante es la cultura para exportar?

Además de determinar la inversión y el nivel de rentabilidad que puede generar un negocio en tierras lejanas, conocer la cultura de un nuevo mercado, es más importante de lo que parece.

Mientras que la cultura de negocios varía de un lugar a otro, de acuerdo con la abogada y Encargada de Asuntos Culturales de la Embajada de Colombia en Azerbaiyán, Eliana Bejarano, “es indispensable conocer a profundidad la cultura antes de emprender negocios”, sobre todo en culturas que son mucho más distantes a las locales. Entre esta, la cultura del país de Asia Central, Azerbaiyán.

El país del Cáucaso Azerbaiyán y Colombia establecieron vínculos diplomáticos desde el año 1994, con el fin de profundizar las relaciones entre ambos países. A su vez, en el 2014 se establecieron misiones diplomáticas en Bakú, la capital de Azerbaiyán y en Bogotá a nivel de Encargado de Negocios.

Entre los temas privilegiados en la relación bilateral se encuentra la cooperación en asuntos cultuales y educativos, medio que permitirá generar un acercamiento de las dos culturas, para posteriormente, estrechar relaciones comerciales, pues ambos países están sumando esfuerzos para aumentar su base exportadora.

Sin embargo, Bejarano le explicó a Dinero la importancia de conocer la cultura antes de comenzar relaciones comerciales, a través de un ejemplo de diferencias entre las culturales dentro del país, en el 2011.

Bejarano, sostiene que luego de lo ocurrido durante el proceso de negociación de Puerto Brisa en Didulla Guajira, se obstaculizó la construcción del puerto multipropósito por denuncias de la afectación a lugares sagrados para los indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta.


Según Bejarano, el problema allí “fue la falta de consulta previa y la negociación con las comunidades indígenas antes de empezar el proyecto de construcción”, que llevó a retrasos en las obras, efectos medioambientales y violaciones a los derechos fundamentales de poblaciones indígenas, que incluyen la libertad del desarrollo cultural”.

“Allí se evidencia la importancia del pleno conocimiento de factores culturales antes de iniciar procesos de negociación". Para Bejarano, este caso es un aprendizaje aplicable para los procesos de negociación entre diferentes países, pues en Colombia hay diversidad cultural pero la que tiene el mundo es increíblemente mayor.

La importancia de la cultura en la exportación de bienes de consumo

Mientras que Colombia comparte características culturales con Occidente, la cultura de países menos occidentalizados como Azerbaiyán, merecen ser conocidas antes de empezar negociaciones.

Por lo tanto tener conocimientos de un país en transición que tuvo influencia soviética, y que aún conserva algunos aspectos de la cultura musulmana tiene implicaciones en el consumo.

Mientras que en la mayoría de países musulmanes más ortodoxos, los negocios se pueden detener cuando se hace el llamado a orar, en Azerbaiyán no es así. Sin embargo, similar a lo que ocurre en países más ortodoxos, puede haber dificultades al hacer negociaciones con mujeres. “Factores culturales de este tipo, hay que conocerlos antes de empezar acercamientos, pues sugieren estrategias diferentes de negociación".

Así mismo, cabe señalar que uno de los productos bandera de Colombia, es el café, y cabe la posibilidad de que no tengan tanta receptividad por lo menos entre las personas mayores, pues Azerbaiyán es un país que “tradicionalmente ha sido más consumidor de té que de café” explica Bejarano.

Sin embargo," la globalización está abriendo más fronteras en términos de consumo y el reto está en la oferta hacia nuevos mercados".  En Asia por ejemplo, el café está ganando cuota de mercado entre las generaciones más jóvenes de acuerdo con Procolombia; pese a que tradicionalmente se prefiere el consumo de té sobre el café.

Así mismo, Colombia está ganando liderazgo en las ventas internacionales de carnes de cerdo y alcoholes como el ron, sin embargo, es evidente que “estos productos no tendrán gran acogida en un mercado con raíces musulmanas”.

Pese a que estos productos tal vez serán menos acogidos en Azerbaiyán que en otros mercados occidentales, la misión de negocios de Colombia en el país vecino de Rusia e Irán, tiene como propósito en parte acercar ambas culturas, pues si Colombia quiere aumentar su base exportadora debería diversificarse tanto en productos como en destinos de exportación”.

Bejarano concluye que los empresarios en ocasiones tienen temor de explorar mercados culturalmente distantes y más desconocidos que los tradicionales como Estados Unidos y Europa, pero que el conocer la cultura y por lo tanto las necesidades de otros países, es un paso adelante para conquistar más mercados y estimular la economía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?