| 8/15/2016 12:05:00 AM

Latinoamericanos gastan más de 360 horas de su vida al año en el transporte público

La movilidad y el trasporte público son clasificados por los ciudadanos latinoamericanos como aspectos deficientes, los tiempos de desplazamiento son demasiado largos y la calidad del servicio y la seguridad vial es baja, así lo considera una reciente investigación del BID.

Las percepciones de más de 80 millones de ciudadanos latinoamericanos sobre la calidad de vida en la región fueron planteadas en una reciente investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), ‘Voces emergentes, percepciones sobre la calidad de vida urbana en América Latina y el Caribe’.

En dicha investigación, se incluyó un tema de gran importancia para los ciudadanos: el transporte, la movilidad y el espacio público.

Según el BID, el trasporte constituye una dimensión central del desarrollo de la vida urbana tanto en ciudades grandes como en ciudades pequeñas porque prácticamente todas las actividades que se realizan están mediadas de una u otra manera por el sistema de movilidad.

La preocupación por el transporte y la movilidad ocupó el quinto lugar entre más de 20 problemáticas que afectan directamente la calidad de vida en las ciudades.

Para la elaboración de la investigación fueron incluidas megaciudades (como Bogotá, Ciudad de México y Sao Paulo)  y ciudades Ices (Iniciativa Ciudades Emergentes y Sostenibles; entre las cuales se encuentran urbes intermedias como Manizales, Mar del Plata y Pasto).

El desplazamiento al trabajo ¿Qué tanto se demora?

Según los resultados del BID, si se considera el tiempo que demoran las personas para trasladarse entre su hogar y su lugar de trabajo o de estudios, se observa una diferencia considerable entre el caso de las ciudades Ices y el de las megaciudades,

Las personas que viven en megaciudades demoran, en promedio, 90,8 minutos diarios (de ida y vuelta) para realizar su traslado diario, aproximadamente 30 minutos más de lo que demoran quienes residen en ciudades Ices (63,3 minutos).

Esto representa que un trabajador latinoamericano de una megaciudad que se desplaza en trasporte público cinco días a la semana, podría gastarse alrededor de 364 horas al año, (unos 15,1 días) de su vida dentro del transporte público.

A pesar de esta alarmante cifra, un 67,1% de los ciudadanos de las ciudades intermedias y un 58% de la población de las megaciudades aclararon en la investigación que el tiempo requerido para viajar es adecuado. No obstante, en Bogotá esta cifra solo alcanzó un 39,5% de respuestas positivas.

Calidad del servicio

Según el BID, existe un bajo nivel de satisfacción con relación a la calidad del servicio (se registra un 37% de evaluaciones positivas en promedio: un 50,6% en el caso de las ciudades Ices y un 34,6% en el caso de las megaciudades).

Esta situación se agrava cuando se consideran aspectos como la frecuencia del servicio durante la noche y la comodidad, donde las percepciones positivas sobre estos aspectos descienden al 28,3% y al 25,8% respectivamente.

En el caso específico de Bogotá y Lima, un 75% de los ciudadanos se encuentran insatisfechos con la calidad del servicio de transporte público.

De hecho, estas dos ciudades son las que mayores muestran inconformidad con respecto a la limpieza de los autobuses públicos.

¿Cómo se califica la limpieza de los autobuses?

(% respuestas positivas)

Fuente: BID

La seguridad vial

Aproximadamente uno de cada ocho encuestados afirmó que entre los miembros de su hogar hay alguna persona que fue víctima de un accidente de tránsito en los últimos cinco años.

Los principales riesgos de accidentes de tránsito están asociados con el exceso de velocidad de los vehículos (38,6%) y la inadecuada e insuficiente educación vial, tanto de los conductores como de los peatones (26,3%).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?