Revista Dinero

El gobierno español ha dicho que la ayuda no es un rescate, pero los expertos dicen que sí.

| 6/10/2012 12:00:00 AM

Las claves de la ayuda financiera a España

Los países de la eurozona ayudarán a España con un préstamo de hasta US$125.000 millones para que recapitalice el sistema bancario. Ante el dato, muchos se pierden en la lucha semántica, pero, ¿importa cómo se llame?

Después de varias idas y venidas en las últimas semanas, el ministro de Economía español, Luis de Guindos, compareció para confirmar lo que ya se escuchaba en los pasillos.

España pidió ayuda financiera para sanear su sistema bancario. Los países del eurogrupo (que tienen el euro como moneda común) acceden a poner a disposición del gobierno español una cantidad de hasta US$125.000 millones, sin imponer condiciones macroeconómicas ni fiscales a España.

Esta diferencia de concepto entre lo que ocurrió este sábado y lo que ha pasado anteriormente con Grecia, Irlanda y Portugal, es lo que hace que el gobierno del conservador Mariano Rajoy diga que esto es un préstamo, ayuda o apoyo financiero mientras que desde la oposición se habla claramente de rescate.

Escenario previsto

Un equipo formado por personal de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo, y el Fondo Monetario Internacional se trasladará a Madrid para evaluar las necesidades del sector bancario español, según confirmó un portavoz del eurogrupo a la BBC.

Aún no se sabe cuál es la cantidad exacta que recibirá España. Esto se decidirá después de conocerse los resultados de varios informes especializados.

Las primeras cifras se sabrán el 21 de junio, cuando se publiquen las conclusiones del informe de las consultoras independientes Roland Berger y Oliver Wyman contratadas para recabar los datos sobre las necesidades de capitalización de la banca española y que emitirán cada una un informe.

Ambas consultoras utilizarán dos escenarios para hacer sus cálculos, el primero basado en la situación "más probable" y el segundo, en previsión de un escenario más "estresado", en el que se asume una peor coyuntura económica y una caída más significativa de los precios de los activos inmobiliarios.

Además, cuatro firmas auditoras, PwC, Deloitte, Ernst & Young y KPMG, están evaluando las carteras crediticias de los bancos españoles, no sólo las inmobiliarias, sino también las de créditos al consumo, a las empresas y a las familias, para ajustar los saneamientos que se necesitan.

Se prevé que estas firmas terminen su trabajo el 31 de julio y será en ese momento cuando el Gobierno tendrá que decidir qué volumen de fondos reclama a Europa.

Cómo se debilitaron los bancos

El dinero servirá para dar un impulso a las finanzas de los bancos más débiles de España, que se han quedado con pérdidas de miles de millones de euros de los llamados "créditos malos" por el estallido de la burbuja inmobiliaria y la consiguiente recesión.

Algunos de estos bancos pidieron prestadas grandes cantidades de dinero en los mercados internacionales para, a su vez, poder conceder créditos a constructores y compradores de viviendas, una estrategia que era más arriesgada que haberlos financiado con depósitos de los ahorros.

Cuando golpeó la crisis crediticia, el sector financiero español quedó sumido en lo que el Fondo Monetario Internacional describió como una crisis "sin precedentes".
Incertidumbre de la ciudadanía

Por más que desde el gobierno y desde otras instituciones como la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional se subraya que la de este sábado es una noticia positiva, las protestas populares no se han hecho esperar.

Todos se preguntan de dónde saldrá el dinero para devolver este préstamo, que no es un regalo de los países europeos.

El impacto sobre los ciudadanos se puede traducir en mayores medidas de ajuste y recortes presupuestarios para hacer frente a la deuda.

Esto es: subida del Impuesto sobre el Valor Añadido, recortes salariales a los empleados públicos, congelación o bajada de las pensiones, y reducción de las prestaciones por desempleo.

En cuanto a la respuesta del sistema financiero internacional, la prueba de fuego llegará el lunes, cuando abran las bolsas y el mercado de deuda.

Los bancos necesitan deshacerse de cerca de 200.000 propiedades embargadas en un momento en que los precios de la vivienda han caído, de media, un 25%.

El gobierno ha inyectado ya más de US$42.000 millones en el sistema bancario para intentar reforzarlo, según el FMI. Además, ha nacionalizado Bankia, el cuarto banco más grande, que el mes pasado solicitó una ayuda de más de US$23.000 millones.

De dónde procede el dinero

El gobierno español se ha esforzado en asegurar que cualquier ayuda externa fuera directa a los bancos, mejor que al gobierno central.

Como resultado, los créditos irán a su agencia de restructuración bancaria, el llamado Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que funciona como agente intermediario del gobierno. Aún así, esto se considerará de todas formas deuda pública, dijo el ministro Luis de Guindos.

En su comunicado, el Eurogrupo declaró: "el FROB, que actúa como agente del gobierno español, podría recibir los fondos y reconducirlos hacia las instituciones financieras involucradas. El gobierno español retendrá la total responsabilidad de la ayuda financiera".

El dinero procederá de dos fondos creados para ayudar a los miembros de la eurozona que se encuentren en dificultades financieras: el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), ya en funcionamiento, y el Mecanismo de Estabilidad Europeo (MEE), que entra en vigor el próximo mes.

El ministro de Economía español no supo concretar qué proporción aportará cada uno de estos fondos, dado que algunos parlamentos de países de la eurozona no han ratificado todavía el MEE.

El hecho de que el préstamo se tramite a través del FROB, hace que la tasa de interés y los plazos de devolución del dinero sean extremadamente favorables, subrayó el ministro.

¿Es un rescate?

Según señala el periodista de la BBC Tom Burridge, desde Madrid, la mayor parte de los analistas y expertos calificarían lo sucedido este sábado como un rescate financiero.

Burridge reconoce que es un rescate distinto del que recibieron Grecia, Portugal e Irlanda: no está sometido a condiciones tan estrictas y el dinero se va a gestionar a través del FROB.

Pero, dado que el FROB es una institución pública, la deuda contraída por este préstamo aterrizará en los libros de contabilidad del gobierno español.

Las autoridades españolas rehúsaban hacer comentarios hasta el último momento, e incluso algunos ministros, explica Burridge, negaban que España fuera a solicitar ayuda.

"La impresión que tenemos es que España ha sido conducida por una mano externa para acelerar el proceso de petición de ayuda del extranjero", concluye.

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×