| 11/18/2009 8:00:00 AM

El peso, al paso del real... casi siempre

El tipo de cambio del peso y el dólar tiene una cercanía sorprendentemente estrecha con el del real brasilero y el dólar. Para saber qué ocurrirá con la moneda colombiana, casi siempre es mejor preguntar en Sao Paulo que en la 72 con Séptima de Bogotá.

Las monedas de Colombia y Brasil tienden a moverse de manera similar por tratarse de países emergentes y exportadores de materias primas. En este sentido, los flujos de capitales provenientes de mercados desarrollados tienden a comportarse de forma parecida.

El gráfico de precios de las dos divisas frente al dólar, lo muestra claramente. En general, los movimientos del tipo de cambio colombiano siguen la misma dirección que los del real brasileño.

De hecho, lo que se observa gráficamente, se puede comprobar con estadísticas. La correlación de las dos series de precios es del 91,25%. Esto quiere decir que el 91,25% de las veces, cuando el real brasileño se mueve en alguna dirección, el peso sigue la misma senda.

Algunas veces, auque la dirección al alza o a la baja sea la misma, las dos monedas se comportan un poco diferente. Esto pasó por ejemplo, cuando Colombia le impuso controles a la entrada de capitales golondrina en Mayo de 2007. esto hizo que durante casi todo el año la revaluación en Colombia fuera más acelerada que en Brasil.

En otras ocasiones, por un corto tiempo, las dos monedas divergen. Eso pasó el 5 de marzo de 2008 cuando el gobierno venezolano alistó una movilización de tropas hacia la frontera con Colombia. En ese momento el peso se revaluó mientras el real brasileño se devaluaba. La divergencia se mantuvo hasta el 3 de abril, cuando las tensiones con el país vecino disminuyeron.

El 5 de mayo de 2008 la deuda brasilera recibió una calificación que la puso en el club exclusivo de los países con grado de inversión. Con ese anuncio, el real se revaluó hasta comienzos de agosto, mientras que el peso empezó a devaluarse desde el 18 de junio.

La volatilidad del tipo de cambio del peso frente al dólar en el 2009 ha estado directamente afectada por la crisis con Venezuela. En el gráfico se observa que los saltos que muestra el peso son mucho mayores que los que presenta el real. Los sobresaltos tienen un nombre: las relaciones con Venezuela. Un ejemplo de esto aparece el 26 de julio. El presidente Chávez declara su indignación porque siente que Venezuela será el primer objetivo de las bases norteamericanas. Los dos días siguientes el peso se devaluó 1,45% y 2,60% respectivamente, mientras que el real se devaluó solamente 0,40% y 0,68%.

Lo que está entonces claro es que en general, el peso se comporta igual que el real en su relación con el dólar de Estados Unidos. Lo único que ha hecho cambiar el comportamiento de las dos monedas en los últimos años son decisiones fuertes de política interna, como los controles de capitales y sin duda, las relaciones con Venezuela.

Por eso, casi siempre, cuando el presidente vecino tenga la boca cerrada, una buena mirada a lo que ocurre en la Avenida Paulista puede servir para entender lo que finalmente pase en la 72 con Séptima.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?