| 12/23/2015 12:05:00 AM

¿Por qué la caída de los precios de las materias primas es una preocupación global?

Los precios de materias primas dejaron atrás un año bastante complejo sobre todo para países exportadores principalmente emergentes. Pero incluso países del mundo desarrollado temen una espiral deflacionaria, como consecuencia del desplome de precios.

Las materias primas podrían parecer poco importantes para muchos, pues es difícil tenerlas en cuenta en la vida diaria. Además no hacen parte de las mediciones de la inflación para identificar los movimientos de los precios al consumidor.

Sin embargo, son fundamentales para la mayoría de economías. Incluso, la primavera Árabe que tuvo sus inicios en Túnez en el 2010, empezó como una medida para impulsar los precios de alimentos en el Norte de África.

El desplome de precios


Durante el último año se vinieron abajo los precios de materias primas, sobre todo insumos industriales que van desde minerales hasta metales preciosos.

Evidentemente, la atención se dirige al gigante asiático, pues la demanda de China por materias primas era la que estaba impulsando la burbuja de precios durante la última década. Sin embargo, la demanda del país asiático ha venido cambiando, en la medida en que necesita menos materias primas para infraestructura, es decir, acero, cobre, entre otros. 

De acuerdo con la revista británica, The Economist, además de lo anterior, los chinos también se han mudado hacía un modelo económico en donde fabrican manufacturas desde sus inicios, en lugar  de ensamblar partes hechas en otros lugares, lo que también podría explicar el debilitamiento de otras exportaciones en Asia.

De acuerdo con el World Economic Forum (WEF), pese a que a mediados de año ya se registraban caídas sorprendentes en los precios de las materias primas, la tendencia no paró allí. A principios de diciembre el desplome del precio del petróleo sorprendió a los mercados, así como el de otros metales industriales, como el hierro y el cobre, que se derrumbaron aún más.

De acuerdo con el WEF, el sector está atravesando por los precios más bajos desde la crisis financiera del 2009, e incluso, los más bajos de este siglo.

¿Qué impactos ha tenido esto en la economía mundial?

La caída es particularmente devastadora para las economías dependientes de los ingresos de las exportaciones de materias primas. Entre ellos, los países productores de petróleo en el Medio Oriente, Rusia, Brasil, y un gran número de países en África, así como países latinoamericanos, han sido fuertemente afectados. 

Incluso a las gigantes de la minería, estos precios las obligaron a reestructurar su negocio en la medida en que luchan para superar la caída en los beneficios. De acuerdo con el WEF, la capitalización de las 40 compañías más grandes del mundo en el sector ha disminuido en US$300.000 millones durante este año.

Mientras tanto, en Inglaterra y la Eurozona, bajos precios en la energía han beneficiado tanto a los consumidores como a los negocios.

De acuerdo con The Economist, la caída de los precios de materias primas se asemeja al efecto que tiene una disminución de impuestos a los consumidores en Occidente. Pero para los países productores y exportadores de materias primas, una caída en los precios representa menores ganancias de las ventas externas, pérdidas de empleo, y crisis en las divisas.

Mientras que la mayoría de países emergentes exportadores principalmente de materias primas sufren por la caída de los ingresos de las exportaciones, la mayoría de países desarrollados, o por lo menos los que pertenencen al G-7, de hecho atraviesa por una deflación peligrosa.

Deflación en países desarrollados  

De acuerdo con el diario británico The Telegraph, la inflación durante este año podría acercarse a niveles no vistos desde antes de la Segunda Guerra Mundial en países desarrollados.

Los últimos 12 meses se establecen para conmemorar el primer año desde 1932 en que la inflación ha caído por debajo de 2% en todas las economías del G-7, y que según los analistas, refleja la resistencia provocada por una caída de los precios de las materias primas.

Un espectacular desplome del precio del petróleo a partir de mediados de año del 2014 ha derribado el crecimiento de los precios en todo el grupo. De acuerdo con los datos históricos recopilados por los economistas Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff, desde la Gran Depresión no se había observado un crecimiento en precios tan débil.  

De acuerdo con el diario, la inflación a esos niveles alimenta el miedo de las autoridades monetarias a llegar a una espiral deflacionaria, en donde los empresarios no tienen incentivos para invertir y los consumidores aplazan las compras ante la expectativa de precios más bajos en el futuro, ralentizando la economía en el mediano y largo plazo.

El miedo a experimentar este fenómeno económico es una de las razones que ha llevado a las autoridades a mantener el estímulo monetario abundante en un esfuerzo por revivir la inflación.

Minouche Shafik, vicegobernador del Banco de Inglaterra, dijo que el crecimiento salarial tendría que hacer gran parte del "trabajo pesado" para cumplir una meta de inflación en medio de la abundancia de productos baratos.  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?