| 9/13/2016 12:01:00 AM

¿Cuánto le cuesta la contaminación atmosférica al mundo?

La contaminación del aire genera la pérdida de millones de vidas al año y millonarias pérdidas económicas en las naciones alrededor del mundo. La Ocde y el Banco Mundial, expusieron las proyecciones y consecuencias más impactantes de la contaminación.

Según un reciente estudio del Banco Mundial y el Instituto de Mediciones y Evaluaciones de Salud (IHME), se evidenció que la contaminación atmosférica se ha transformado en la forma de contaminación más letal y el cuarto factor principal de riesgo de fallecimientos prematuros en todo el mundo.

De acuerdo con los principales resultados del estudio, estos fallecimientos le costaron a la economía mundial aproximadamente US$225.000 millones en pérdida de ingresos laborales en 2013,  lo que revela  el impacto económico de la contaminación atmosférica. 

En este mismo año se perdieron aproximadamente 5,5 millones de vidas a causa de las enfermedades asociadas con la contaminación del aire y el costo total de los fallecimientos representó unos US$5 billones.

La proyección sobre la pérdida de vidas humanas está en aumento. Según el informe ‘Las consecuencias económicas de la contaminación del aire’ de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), se estima que la contaminación producirá de 6 a 9 millones de muertes prematuras al año para el 2060.

Lo anterior indica que unas 200 millones de personas mueran de forma prematura en los próximos 45 años.

Según la Ocde, el costo global de las muertes causadas por alta contaminación del aire se ubicaría entre los US$18 y los US$25 billones al año para el 2060.

¿Quiénes son los más afectados?

El Banco Mundial argumenta que si bien los fallecimientos relacionados con la contaminación del aire afectan principalmente a los niños pequeños y los adultos mayores, las muertes prematuras también provocan pérdida de ingresos laborales  en la población económicamente activa.

Fuente: Banco Mundial

Las pérdidas humanas relacionadas con la contaminación del aire han aumentado en las regiones más densamente pobladas y de rápida urbanización, mientras que los fallecimientos relacionados con el uso de combustibles sólidos para la cocción de alimentos y la calefacción de las viviendas permanecen constantes, a pesar de los avances en el desarrollo y las mejoras en los servicios de salud.

“Es un riesgo mayor de lo que se cree. Cada año, la cantidad de personas que mueren por la contaminación del aire es 6 veces mayor que las provocadas por la malaria y 4 veces mayor que las provocadas por el sida”, señaló el Banco Mundial.

Un dato a resaltar, es que alrededor del 90% de la población en los países de ingreso bajo y mediano están expuestos a niveles peligrosos de contaminación del aire.

Las enfermedades relacionadas

No solo el riesgo de muerte se ubica dentro de las preocupaciones. Las enfermedades relacionadas con la contaminación del aire como la bronquitis y el asma están presentes y se prevé que aumenten.

Según la Ocde, se pronostica que los nuevos casos de bronquitis en los niños de 6 a 12 años se eleven de 12 millones actualmente a 36 millones al 2060. En el caso de los adultos, se prevén 10 millones de nuevos casos por año para el 2060, frente a los 3,5 millones que se dan actualmente.

“La contaminación atmosférica es un desafío que amenaza el bienestar humano esencial, provoca daños al capital natural y físico, y restringe el crecimiento económico (…) Al promover ciudades más saludables e inversiones en fuentes de energía más limpias, podemos reducir las emisiones peligrosas, ralentizar el cambio climático y, lo que es más importante, salvar vidas", dijo vicepresidenta de Desarrollo Sostenible del Banco Mundial, Laura Tuck.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?