| 11/13/2010 8:00:00 AM

Colombia arroja déficit comercial de US$491,8 millones

Colombia arrojó un déficit de US$491,8 millones en su balanza comercial en septiembre, desde un superávit de US$179,2 millones en igual mes del 2009, ante un fuerte repunte de las importaciones alentadas por el alza del peso, reveló el viernes el Gobierno.

Mientras en septiembre las importaciones crecieron un 43% interanual a US$3.931 millones, las exportaciones lo hicieron en un 15% a US$3.216 millones, reveló en un comunicado el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE).

El alza del peso, que abarata el precio de las compras externas y en cambio resta competitividad a las exportaciones, acumula una apreciación de 9% en lo que va del 2010, pero hace un par de meses alcanzó casi un 13%, una de las alzas más altas del mundo.

Industriales y exportadores han alertado por el impacto del alza del peso sobre su actividad, debido a que reciben dólares por sus ventas externas pero tienen que pagar sus costos en moneda local, lo que ha llevado a algunos a importar en vez de producir.

Los mayores déficits en septiembre se registraron con China, de US$397,2 millones, seguido por México con US$266,2 millones y Francia con uno de US$98,5 millones.

En tanto, el mayor repunte en las importaciones se dio en las compras externas de vehículos y sus partes, de un 97%, en medio de la recuperación del consumo interno, principal impulsor de la expansión de la economía.

Pese al déficit mensual, el país acumuló un superávit de US$1.322 millones en la balanza comercial entre enero y septiembre, superior al que reportó en el mismo lapso del año anterior, de US$1.054 millones.

En lo corrido del año hasta septiembre el valor de las importaciones aumentó un 21,8% a US$29.272 millones, desde los US$24.043 millones que alcanzó en el mismo periodo del 2009, concluyó el DANE.

REUTERS

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?