| 10/2/2008 12:00:00 AM

Banco Central Europeo mantuvo su tasa

El BCE dejó inalterada la tasa de intervención en 4,25%, pero existe la posibilidad de que la baje si empeora la crisis financiera.

FRANCFORT  _ El Banco Central Europeo mantuvo inalterada el jueves su tasa básica de interés por temor a un repunte de la inflación, pero consideró la posibilidad de reducirla ante el posible empeoramiento de la crisis financiera y que se extendieran sus efectos por el Viejo Continente.

El presidente de BCE, el francés Jean Claude Trichet, dijo que el consejo de administración de la entidad decidió por unanimidad dejar la tasa de refinanciación en el 4,25% _ aunque consideró primero sus alternativas.

"Examinamos dos alternativas. Una, que no altera las tasas de interés. Otra, la de reducir las tasas", dijo Trichet a los periodistas tras el anuncio. "Nuestra conclusión unánime es que teníamos razón al mantener las tasas de interés como están. Pero examinamos las dos alternativas".

Trichet no indicó si el banco podría inclinarse a corto plazo por una reducción de las tasas _ exigida por algunos políticos y grupos sindicales _ aunque reconoció que la crisis financiera domina el panorama crediticio. Empero, volvió a insistir en la necesidad de contener la inflación.

"Analizamos extensamente la reciente intensificación de la crisis del mercado financiero y su posible impacto en la actividad económica y la inflación, reconociendo el extraordinariamente elevado nivel de incertidumbre resultante de los últimos acontecimientos", agregó.

"En este contexto, insistimos en la importancia crucial de contener con firmeza las expectativas de inflación en línea con nuestro objetivo".

Las 15 naciones de la zona del euro encaran un repunte de la inflación, anémico crecimiento económico y a corto plazo una merma de la demanda consumidora y empresarial al mismo tiempo que empeora la crisis financiera global.

El economista Howard Archer, director de mercadeo para Gran Bretaña y Europa de la firma Global Insight, dijo que "un mayor deterioro" de la industria fabril en la eurozona y el retroceso de la inflación del 4,1% en agosto al 3,6% en septiembre confirma "nuestra creencia de que el BCE podría reducir la tasa de interés del 4,25% al 4% antes de que concluya el 2008, ya que el empeoramiento del sector financiero y la restricción del crédito podría aumentar el peligro de una recesión en la eurozona".

Una reducción situaría al banco a la par de otras grandes instituciones, pero Trichet ha preferido hasta ahora combatir la inflación pese a la incertidumbre que ha dominado los mercados en las últimas tres semanas.

La eurozona abarca a 320 millones de personas y suma más del 15% del Producto Interno Bruto mundial.

Por otra parte, los bancos centrales europeos pusieron el jueves más capital a disposición de los mercados monetarios, con una inyección de otros 68.000 millones de dólares para mantener la plena liquidez del sistema financiero.

El BCE, que supervisa las finanzas de las 15 naciones integradas en la zona del euro, ofreció 50.000 millones de dólares y dijo que recibió 55 pujas por un total de 67.200 millones de dólares.

Por su parte, el Banco de Inglaterra anunció en su página de la internet una oferta de 10.000 millones de dólares y agregó que destinó de inmediato a diversos beneficiarios 8.900 millones de dólares. No aclaró cuántos bancos pujaron ni cuántos se beneficiaron con la oferta.

El Banco Nacional de Suiza indicó que 13 bancos pujaron por los 9.000 millones de dólares que ofertó.

Los bancos centrales de todo el mundo, entre ellos la Reserva Federal, han inyectado miles de millones de dólares en los mercados monetarios desde que el banco de inversiones estadounidense Lehman Brothers Holdings Inc. se declaró en bancarrota el mes pasado, empeorando la crisis financiera mundial.

(AP)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?