| 6/29/2007 12:00:00 AM

Una empresa estratégica victima de una decisión poco estratégica

Recientemente estuve en un almuerzo ofrecido por la ANDA al Presidente Uribe, y tuve la fortuna de ver cómo nuestro mandatario exponía con sabiduría su concepción de Estado y justificaba las reformas de instituciones y empresas que se encontraban o encuentran en una situación financiera inviable o acosadas por la burocracia politiquera. Mencionó los casos que muchos colombianos compartimos como TELECOM, ADPOSTAL y SEGURO SOCIAL entre otras que están pendientes de reformar y privatizar.
 
Estuve atento a ver si hacia alguna referencia al debate planteado sobre la venta de ISA y aunque no se pronunció al respecto, si me permitió entender que de llevarse a cabo este proceso, sería no solo un gran error sino uno de los actos más incongruentes e incoherentes en materia de privatización realizada por este gobierno.

El presidente Uribe es consciente de que hay que seguir haciendo esfuerzos por reducir el déficit fiscal (4% del PIB), pero ahora resulta que de las recomendaciones que hace la “ilustrísima” Comisión de Gasto Público, el Ministerio de Hacienda solo acoge las sugerencias que generan ingresos transitorios y no las que reducen el gasto y garantizan la sostenibilidad fiscal, y apresuradamente y con mentalidad de corto plazo salen convencidos a promulgar esta operación sin tener en cuenta que la racionabilidad económica es que a mayor ingreso, la propensión por el gasto aumenta.
 
Adicionemos el hecho que si se vendiera la participación de la Nación, que es una participación estratégica y de control, lo más segiro es que los posibles compradores terminen siendo compañías extranjeras que representarán más dólares para el país y por ende más presiones revaluacionistas. Lo anterior, teniendo en cuenta que empresas del sector que podrían estar interesados como la Empresa de Energía de Bogotá acaba de adquirir los activos de ECOGAS por mas de 3 billones de pesos y EPM que dentro de su plan de inversión está realizando inversiones como Porce III que alcanzan los US$1.000 millones, estarían muy débiles en el abanico de compradores por sus restricciones de caja y de endeudamiento adicional, o de realizar una compra apalancada.

Solo por el ejercicio del 2006, ISA le aportó a la Nación $71.000 millones de pesos por concepto de dividendos. Es una empresa con posición monopólica, rentable, en un sector reconocido y estratégico desde el punto de vista de integración regional. Así como Venezuela participa y ejerce presión con su petróleo, Bolivia con su gas, Panamá con su canal y Perú con su cobre, oro, plata, zinc, plomo y estaño, Colombia al vender a ISA estaría entregando por capricho de unos pocos su energía, que hasta ahora comienza a ser el activo estratégico para Colombia en su participación política y económica en Centro y Suramérica en el largo plazo.

Presidente Uribe, su concepción e ideas de patria son completamente claras y las compartimos la mayoría de los colombianos. Las privatizaciones llevadas a cabo no han sido motivo de discusión ideológica porque su inviabilidad e ineficiencia son de tal magnitud, que cierran esos espacios. Pero ISA, siendo la única, una de las pocas empresas ejemplares de un Estado que participa eficientemente en la actividad empresarial con productos y servicios estratégicos para el país de forma rentable dejaría muchos sinsabores e interrogantes.
 
Se cae de su peso y es lamentable que personas del alto gobierno como el Sr. Viceministro de Minas y Energía, Manuel Maiguascha expresen demagógicamente y sin visión de largo plazo, razones como “…como Nación no le puedo decir a unos niños desnutridos que me esperen porque la plata me está rindiendo en equis inversión". Lo que nos faltaba, ¿resultó chavista?

juancanates@yahoo.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?