| 10/30/2005 12:00:00 AM

El fallo de la corte, aporte a la democracia

En esta columna de Jamer Arturo Franco para Dinero.com, se pone sobre la mesa lo bueno, lo malo y los retos económicos de la reelección del presidente Uribe.

En buena hora se produjo el fallo favorable a la reelección presidencial. Se ha entregado una nueva herramienta al pueblo para que este sea quien decida sobre la conveniencia o no de las políticas implementadas por los mandatarios de turno. Por fin nos deshicimos del fantasma politiquero, que nos hacia pensar que la posibilidad de la reelección solo garantizaba la continuidad de los gobernantes sin importar la calidad de la gestión, dejando en duda la capacidad del pueblo de decidir concientemente sobre a continuidad de las políticas o la necesidad de un cambio de estas y de quien las lidera.

La implementación de la reelección para el caso colombiano, tal vez estuvo afectada por la popularidad del presidente Uribe. Muchos solo piensan en el corto plazo y ven la figura de la reelección alrededor del actual presidente, lo que llevó a que se describieran escenarios desfavorables en caso de que se cambien las actuales políticas principalmente en el tema económico y de seguridad.

Debemos tener presente que la figura de la reelección se aplicará para los próximos años y que dada la estabilidad institucional que ha logrado el país esta no será solo para el siguiente periodo presidencial. En las próximas elecciones tendremos la posibilidad de dar continuidad al actual gobierno que goza de aceptación, pero también esta la posibilidad que a futuro optemos por descalificar en las urnas la actuación de cualquier mandatario.

Dentro de los resultados más aplaudidos por parte de la opinión publica al actual mandatario, están los de seguridad y los económicos. En los primeros se muestra tal vez un resultado en dirección del tema principal de su campaña y recogió en parte el anhelo de los Colombianos: sentirse un poco mas seguros y trasmitir la sensación que los grupos subversivos podrían ser doblegados. En cuanto a los resultados económicos, el optar por la reelección teniendo presente este argumento, creo deberíamos ser mas cautos. El actual desempeño económico es más el resultado de las fuerzas de la globalización que nos ha favorecido en diferentes direcciones; aumento en los precios del petróleo y productos básicos, crecimiento en las exportaciones, bajas tasas de interés a nivel mundial. La tarea interna de ajustar las finazas aún no la hemos materializado, al igual que la presión de las transferencias sobre los ingresos del gobierno y la bomba pensional no se ha desactivado en su totalidad, además la fuerte reevaluación presentada en el mediano plazo tendrá sus repercusiones sobre el aparato productivo y más cuando estamos adportas de firmar un acuerdo de libre comercio con nuestro principal socio comercial (TLC).

En las próximas elecciones cuando acudamos a las urnas a otorgarle un nuevo voto de confianza al presidente Uribe también debemos ser concientes, de que el panorama económico en el que potencialmente se desarrollaría su segundo mandato no será del todo claro y que aquellos ajustes que hemos evadido debemos enfrentarlos. Será la hora en que el presidente tenga una determinación igual a la mostrada en la implementación de la política de seguridad democrática, para efectuar los ajustes en el tema económico y que depende de la madurez del pueblo, que debe aportar y facilitar la implementación de medidas económicas impopulares. De lo contrario creo que nuestra sociedad solo esta en la búsqueda de figuras ficticias que nos saquen de las vicisitudes sin que ello nos implique incurrir en costo alguno.



JAMER ARTURO FRANCO ACEVEDO Economista-Profesional Especializado Secretaria de Infraestructura Física Gobernación de Antioquia
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?