| 3/23/2007 12:00:00 AM

Diez consejos esenciales para un buen líder

He extractado para usted 10 consejos esenciales para ayudarle a mejorar su liderazgo. Medite cada uno, aplíquelos a su vida, y verá cómo se incrementan sus posibilidades de éxito.

CONSEJO 1: AVANCE SIN MIEDO AL FRACASO.
Cuando aparezca el miedo a equivocarnos, cuando temamos fracasar, busquemos un sitio tranquilo, alejemos de nuestra mente el bullicio cotidiano, serenémonos un poco y pensemos las cosas con tranquilidad. Antes que nada, usted no puede enfrentar cualquier desafío laboral o personal si está estresado por los posibles resultados. Eso sólo repercutirá en una disminución de su capacidad para analizar detenidamente las cosas, y reaccionar como corresponde ante las circunstancias. No se angustie por el resultado final: ocúperse de las tareas actuales. ¿Qué debe hacer para lograr esa meta? En eso concentre sus esfuerzos y energías. Si se aboca con tesón a realizar bien cada etapa de su proyecto, si no desfallece ante la aparición de las primeras complicaciones, si cada día se levanta con la firme determinación de completar su cuota de trabajo para acercarse al resultado deseado, de seguro habrá dado lo mejor de sí, y nada deberá reprocharse. Hizo todo lo mejor que pudo. Y por ello, estará orgulloso de su esfuerzo.

No tema al fracaso por anticipado. Eso sólo le cortará sus alas. Le paralizará. Recuerde que nadie tiene esa enorme capacidad de hacerle abortar proyectos enteros, como puede hacerlo usted en un abrir y cerrar de ojos. Sus miedos e inseguridades se pueden conjugar con mayúscula cuando se combinan con la presión de tiempos ajustados o de superiores que exigen una tarea libre de cualquier equivocación. Si usted deja obrar a sus miedos, ellos desharán rápidamente todo el camino que usted se empecinó en recorrer hasta la fecha. Tenga presente que sólo usted les da vida para que ellos puedan mutilar sus sueños. Y usted merece avanzar. Merece concretar sus metas, aunque éstas no se plasmen en la medida en que usted previamente las concibió. Con esfuerzo y perseverancia, de alguna forma se concretarán. Y usted no puede perderse la satisfacción de estar allí cuando eso pase.

Si lo que ocurre es que usted se encuantra ante un desafío y no sabe qué camino tomar, si avanzar o retroceder, y teme equivocarse, analice un poco las cosas (sobre hechos fundados, no meras suposiciones sin base sólida) y luego, si decide avanzar, no cuestione su decisión. Avance. Recuerde que usted ve el mundo a través de sus propios cristales. Y cada persona posee un juego único y personal de cristales. Por ende, unos ven las cosas como una permanente oportunidad, y otros las ven como una crisis constante. Unos avanzan decididos hacia lo que desean lograr en la vida, y otros se atemorizan con suposiciones propias sobre un mundo que no es como lo conciben. Todo depende de lo empañado (o traslúcido) que esté cada cristal. Y es usted quien tiene la potestad de darse cuenta que una cosa es “cómo usted percibe las cosas” y otra muy distinta, “cómo son las cosas en sí”. Ante ello, tal vez se sorprendería si le dijera que muchas cosas en la vida carecen de forma manifiesta, y que cada uno de nosotros las impregnamos con nuestros preconceptos y paradigmas. ¿Hay que cambiar las cosas? A veces basta con cambiar la manera en que las percibimos. Si esa manera cambia, y logramos despejar nuestros preconceptos, muchos miedos huirán por la ventana.
 
Pero... ¿Y si fracaso? Permítame decirle que quien nada hace, jamás fracasa. Pero tampoco nada consigue. Si usted fracasa, aprenderá de los errores que cometió, y en la próxima oportunidad que tenga, logrará el éxito. ¿Ve el valor de un fracaso? Así es: aprender, aprender siempre. Muchos líderes del mundo de los negocios, la cultura, los deportes o la política han logrado llegar a donde están merced a múltiples fracasos. Porque fracasar no es el problema. Qué hacer con el fracaso es el verdadero problema.

Quien utiliza el fracaso como un maestro que le ayuda a mejorar, y continúa avanzando, llegará al éxito. Quien, por el contrario, sucumbe ante él, está perdido. No todo puede ser éxito en la vida, cierto es. Hay que prepararse también para aquellos momentos sombríos, donde nuestra buena fortuna parece alejarse. En esos períodos, lo que no debe fallar es nuestra confianza en nosotros mismos. No hace falta que le diga que usted ya ha probado una y mil veces que vale, que es un profesional que puede afrontar logros de mayor envergadura. El hecho de que en determinado momento pueda fallar en algunas cosas no menoscaba sus logros anteriores ni puede empañar lo mucho que hará en el futuro. Es apenas una situación algo desagradable que deberá sortear. Y lo hará, porque debe hacerlo. Debe construir mucho más. Todavía le falta alcanzar lo mejor de sí. No ha dado lo máximo de su potencial, eso le está esperando en el futuro. Y para llegar a él, debe hacer frente a las dificultades del presente. No se desmoralice. No renuncie. Continúe su camino.

CONSEJO 2: FORMULE UNA IDEA EXACTA DE LO QUE DESEA
Una persona logra cosas importantes en la vida, cuando tiene perfectamente claro lo que quiere. Cuando lo ve en su mente. Cuando puede describirlo con palabras que le ayuden a delimitar lo deseado de manera precisa. Antes, no. Antes de que pueda colocar con exactitud lo que quiere sobre un papel (para mirarlo todos los días y saber hacia dónde deberá encaminar sus esfuerzos), lo que tiene es tan sólo un vago deseo.
Algunas personas se sientan a la vera del camino y se preguntan, en un momento u otro de la vida, por qué alguien alcanzó lo que a ellas les hubiese gustado lograr. Se preguntan... pero no miran que esa otra persona ha esbozado sus objetivos claramente. Supo hacia dónde iba. Tuvo la mano firme en un timón guiado por una carta de navegación, mientras que quien le envidia, tal vez giró años enteros, dejándose llevar por los vientos hacia rumbos errantes.


CONSEJO 3: SIEMPRE TIENE UNA OPORTUNIDAD DELANTE SUYO
En un artículo anterior comenté que: “Dos profesionales técnicamente similares, con idénticas posibilidades, pueden, a lo largo de su vida laboral, obtener resultados totalmente opuestos. Mientras uno busca siempre cómo amoldarse mejor a las circunstancias y aprovechar cuanta oportunidad se presenta, el otro se debate en una madeja de supuestas dificultades, viendo oscuridad donde tal vez sólo falte un poco más de luz. La manera de ver las cosas de cada uno influirá en los resultados finales; el optimista luchará siempre con renovados bríos por lograr su objetivo, y si debe amoldarse a circunstancias negativas, lo tomará como una excelente posibilidad para explotar nuevas facetas hasta ahora dormidas; pero el pesimista se quedará siempre mirando la vida pasar frente a su ventana, criticando lo mal que van las cosas (las suyas) aunque el resto avance.” ¿Conclusión? La vida, personal y profesional, muchas veces es el resultado de nuestra actitud ante las cosas. Ver la media botella llena nos impregna de esperanzas e ilusiones, y en los momentos difíciles, nos da energías para seguir adelante. Ver la media botella vacía siempre, ante cualquier cosa que pase, sólo nos debilita, nos impide crecer, avanzar y vivir saludablemente. ¡Imagine la cantidad de oportunidades que una persona, con visión negativa de la vida, puede perderse a lo largo de los años!


CONSEJO 4: SIGA ADELANTE, SIN DESCANSO
No alcanza con saber lo que se quiere. Ni siquiera con desearlo fervientemente. Hay que ir por ello. Hay que trabajar, sin prisas pero sin pausas, hasta conseguirlo. Y sobre todo, no desanimarse cuando aparezcan (infaltables siempre) las primeras piedras en el camino. Nuestra determinación por alcanzar las metas se convierte en nuestro piloto de navegación. Nos marca un rumbo a seguir. Mira siempre hacia el horizonte, buscando la tierra ansiada. Mantiene firme la mano sobre el timón de los acontecimientos. Observa cada tanto la brújula de las tareas por realizar, y hacia ellas establece el curso. Nuestra determinación por lograr lo que deseamos nos anima a continuar. Cuando estamos desanimados por los pobres resultados iniciales, se acerca a nosotros y con insistencia, nos levanta para continuar. ¿Pero cómo crear esta firme determinación? Sencillamente, apasionándonos por lo que hacemos y queremos lograr. La pasión, más que la simple razón, es la verdadera impulsora de las acciones humanas. Con pasión, todo se puede. Sin ella, el mundo languidece.

CONSEJO 5: NO HAGA PRESENTE SU PASADO
Hay dos cosas de las que podemos estar seguros. La primera es que el futuro todavía no existe como algo tangible (está, sí, en nuestra cabeza) Y la segunda, que nuestro pasado jamás volverá, ni podremos modificarle (aunque tenazmente se esfuerce por aparecer, también en nuestra cabeza) Y aquí debo confesarle algo, y es que el pasado y las semillas del futuro pueden entrelazarse. Lo hacen a través de un puente cotidiano: nuestro presente. Si vivimos de cara al pasado, amargándonos por lo que hicimos o dejamos de hacer, por las oportunidades perdidas, por los proyectos malogrados, lo único que conseguiremos será condicionar nuestro presente. Le restaremos vida, le amargaremos o lo que es aún peor, le tornaremos inoperante. Si esto ocurre, nuestro futuro (suma potencial de todos nuestros esfuerzos presentes) se verá condicionado también. Lejos de ser lo que desearíamos que fuese, se convertirá en una continuación de nuestras frustraciones.
Por ello, aprenda de su pasado, pero déjelo atrás, sobre todo emocionalmente. Los errores existieron, es cierto, pero su única utilidad, aquí y ahora, es la de darle a usted experiencia, brindarle una nueva forma de ver y encarar mejor las cosas. Si desecha esto, y sólo toma la dosis emocional que le produce el recordarlos, pierde toda posibilidad de dejar de cometerlos, y sobre todo, de avanzar. Avanzar hacia nuestra meta: ser mejores líderes y personas. Ser, no simplemente parecer. Porque, por supuesto, no es lo mismo. Lo uno es esencia y lo otro, una imagen, que desprovista de contenido, se volverá contra nosotros.

CONSEJO 6: ¡MOTIVADO, AHORA Y SIEMPRE!
Para liderar su vida personal y profesional, nada mejor que motivarse con imágenes positivas de lo que espera conseguir. Veamos un ejemplo. Usted está en una agencia de viajes, observando con detenimiento ese afiche que anuncia unas maravillosas vacaciones en el Caribe. Hay algo que ha llamado su atención, y ahora observa la imagen de una playa de suave arena, bañada por un mar cristalino. Usted ya se imagina allí, disfrutando del sol. Le agrada lo que imagina, y de hecho, ya está mirando con atención el resto de imágenes que componen el cuadro. Desea enterarse de los beneficios y condiciones porque sus vacaciones se acercan y usted considera que se merece esto. ¿Lo ve? Así actúan las imágenes positivas, trasladándole por anticipado, motivándole a lograr lo que desea. Y esto se aplica a todo en la vida.
Pase delante suyo imágenes positivas de aquellos logros alcanzados, para sortear momentos difíciles del presente. Piense: “Si llegué hasta aquí, ¿qué me impide continuar y lograr lo que deseo?” Cree otras imágenes donde se vea logrando lo que quiere, disfrutando a pleno de sus beneficios. Ello le ayudará a motivarse a sí mismo, y a no desfallecer cuando los obstáculos aparezcan en su camino.

CONSEJO 7: ARRIESGUE UN POCO MÁS
La vida misma es el mayor de los desafíos, y si hablamos de “riesgos”, dígame usted si alguien le aseguró que vivirá hasta los cien años. Nadie, ¿verdad? Pues bien, si la vida misma no está asegurada, ¿puede sorprendernos que, para vivir, debamos asumir ciertos desafíos y sus riesgos? Pretender conservar las cosas inmóviles, y con ello escapar a los desafíos, o a los cambios, es totalmente absurdo.
Todo cambia. Nosotros mismos lo hacemos a diario sin darnos cuenta. Y todo lo que emprendamos involucra cierto riesgo. Pero el nivel de riesgo depende de nuestra capacidad para acotarlo. ¿Cómo? Mediante nuestra experiencia y formación, una sólida actitud para enfrentar las cosas sin miedos injustificados (si algo falla, ya lo arreglaremos, pero si nunca nos animamos, jamás sabremos si no lo hubiésemos logrado), y por supuesto, el consejo de quienes pueden saber más que nosotros sobre el tema, además de analizar (o dejar que otros lo hagan por nosotros) toda la información disponible para tomar una decisión fundada en certezas.
Cierto es que decidir sobre algo sin bases firmes, o en total desconocimiento sobre lo que se decide, es riesgoso. Pero como puede verse, al analizar el párrafo anterior, no lo es cuando se cuenta con apoyo. Si carecemos de preparación, toda decisión en nuestra vida se convertirá automáticamente en riesgosa. Busque entonces el nivel de preparación suficiente para que la sensación de riesgo deje de paralizarle. Pero luego actúe.

CONSEJO 8: LOGRE NUEVOS Y MEJORES RESULTADOS
Quien se queja porque no obtiene mejores resultados al encarar sus asuntos, debería pensar antes en las causas que en los efectos. Si no cambian las causas, tampoco cambiarán los efectos. Si cada vez los resultados obtenidos son más pobres, uno debería reformular (total o parcialmente) la manera en que intenta producirlos.
Mire sus habilidades desapasionadamente. ¿En qué destaca? ¿Qué cosas puede realizar que le abran mejores puertas para lograr otros resultados? Evite ver las cosas (y las posibilidades) como hasta ahora lo hizo. Si mira el mundo siempre de la misma forma, es muy probable que obtenga los mismos resultados. Entonces, haga lo siguiente: Vea su producto o servicio bajo un prisma más general. Aparte de los clientes que ahora tengo, ¿a quién podría servirle, con algunos cambios? ¿Quién más necesita las prestaciones esenciales que brinda? No se limite al entorno conocido. Bucee en nuevos escenarios. ¿Cómo puedo llegar a ellos? ¿De qué manera podría promocionar mi producto o servicio, para esos clientes potenciales? ¿Sobre qué beneficios debería hacer énfasis? ¿Cuál sería la mejor manera de comunicarme, en un ida y vuelta, con mi nuevo mercado?
Si desea nuevos y mejores resultados, deberá cambiar su manera de hacer las cosas, y como sabemos, todo cambio empieza en la mente. Primero, hay que modificar nuestra actitud hacia él. Para que algo cambie realmente, debemos comprender y asimilar en nuestro interior la necesidad de modificar nuestras actitudes. Luego, y sólo luego, podrá cambiar nuestro comportamiento. Los resultados cambiarán con él.

CONSEJO 9: DISEÑE UN FUTURO A SU MEDIDA
En el mundo hay dos tipos de personas: quienes reaccionan a los cambios (algunas veces, luego de cierto tiempo), y quienes los producen o se anticipan a ellos. Los primeros son reactivos, y los segundos proactivos. Tórnese proactivo, porque el futuro lo construyen las personas dinámicas, que establecen las circunstancias para que éste ocurra de acuerdo a sus expectativas.
Los grandes líderes, a lo largo de milenios, han establecido las condiciones para que ocurrieran los cambios. Usted puede (y debe) provocar las circunstancias que motiven el futuro que desea para su profesión y persona. Crear el futuro consiste en eso: crear los caminos para llegar a lo que ansía. Nunca quedarse esperando a que la oportunidad llame a su puerta; hay que poner la puerta delante de la oportunidad que usted haya concebido.
Si el camino ya está, muy bien, a seguirlo. Si no está, a construirlo. Haga que las cosas pasen, porque el que espera simplemente, es aventajado por el que construye sin cesar, día a día, hora a hora. Transfórmese en un generador de circunstancias, y haga de eso su llave maestra para lograr sus metas.

CONSEJO 10: CONSTRUYA MEJORES RELACIONES
El liderazgo se basa muchas veces en las relaciones, pero en las auténticas relaciones, que conllevan la empatía como su ingrediente fundamental. Ponerse en el lugar de los demás, comprenderles y motivarles, son características esenciales que todo líder debe fomentar y aplicar a diario.
La comprensión pasa por entender el punto de vista de nuestro interlocutor, y saber (además de valorar) que lo que dice y cómo lo dice, se basa en sus experiencias y forma de ver la vida. Y por qué no, en sus prejuicios. El líder, por ello, no impone; convence. No ordena; dialoga. No confronta; busca la cooperación. Para ello, debe escuchar mucho más que hablar. Debe actuar con generosidad para cosechar de los demás en idéntica moneda.
Aquí no tienen cabida ni el ego, ni la soberbia. El auténtico líder se rodea de personas más capaces que él en determinados asuntos, y eso jamás le induce a intentar dominarlos o coartar la libertad del grupo para tomar iniciativas. Sabe que todo intento de controlar al otro, de acotarlo, demuestra un problema de inseguridad propia, de incapacidad para ver que los demás son tan buenos profesionales como puede serlo él. Y pueden desempeñar perfectamente su trabajo. Por ello, quien desea desarrollar el liderazgo, debe trabajar mucho sobre sí mismo, a fin de fortalecer su carácter. El trabajo es de por vida, pero los beneficios bien valen la pena.

Hasta aquí, estas 10 sugerencias para ayudarle en su liderazgo. Si desea ampliar el tema, puede consultar mi libro “Cómo desarrollar un liderazgo superior” (www.lulu.com/content/677230)

(*) Juan Javier Alvarez
Director de liderazgosuperior.com  Su reciente libro se titula “Cómo desarrollar un liderazgo superior”. Graduado en Dirección y Administración de Empresas (EE.UU.)

 

 





 


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?