| 7/7/2006 12:00:00 AM

¿Cuándo pondrá el Gobierno en orden sus cuentas?

Llevamos mas de 7 años tratando de efectuar un ajuste, el Gobierno sigue con las cuentas desbalanceadas, cada año debe ingeniárselas para adelantarse a la financiación que demandará el próximo, seguimos viviendo del crédito y sin que se note una intención seria de poner en orden las cuentas.

El Gobierno se concentró en una agenda política y se benefició del buen comportamiento de la economía mundial, desaprovechando la oportunidad de tomar medidas que permitieran equilibrar sus cuentas.
 
El cambio en la tendencia de los mercados internacionales inquietó a muchos, arrebatándoles la tranquilidad y las buenas cifras que venían mostrando las acciones y la deuda pública. La reevaluación del peso frente al dólar favoreció principalmente al Gobierno a través de los menores desembolsos para el pago de la deuda. Nos vimos beneficiados con recursos inesperados, originados en los buenos precios del petróleo, las bajas tasas a nivel internacional y la reevaluación. De manera directa o indirecta estos hechos le significaron al gobierno y a la economía Colombiana una cantidad considerable de recursos que se han reflejado en nuestros indicadores.
 
Desafortunadamente, esta coyuntura no fue aprovechada por el Gobierno central, y la preocupación que se tenía en años anteriores por unas finanzas públicas endebles, se disipó momentáneamente con el comportamiento de algunas variables externas.
 
En 1999, cuando se dio una de nuestras mas duras crisis económicas, en la edición de Dinero de agosto 18, se hizo un análisis sobre la estrategia que emprendería el gobierno Pastrana para llevar acabo el ajuste fiscal requerido. El dilema planteado era si este sería gradual, de choque o con un estilo “serio y rápido”, como fue definido por el Gobierno. Como nos podemos dar cuenta ahora, el ajuste se ha hecho de manera lenta e irresponsable. Ni el gobierno Pastrana, ni el primero de Uribe le dieron la importancia necesaria al desequilibrio de las cuentas del Gobierno central.
 
Lo que mas preocupa ahora es que las condiciones externas nos favorecen el futuro de las cuentas del gobierno, es que para el segundo periodo de Uribe, el tema parece no estar en la agenda, ni por parte del gobierno, ni por parte de aquellos llamados a ser los protagonistas del congreso en el próximo periodo. Sigue primado el interés por lo político o politiquero, la prioridad esta concentrada en el nuevo gabinete, elección de funcionarios a cargo del congreso, cargos directivos en senado y cámara. Es una pena que cada gobierno agote su acervo político en temas poco trascendentales para el país.
 
Llevamos mas de 7 años tratando de efectuar un ajuste, el Gobierno sigue con las cuentas desbalanceadas, cada año debe ingeniárselas para adelantarse a la financiación que demandará el próximo, seguimos viviendo del crédito y sin que se note una intención seria de poner en orden las cuentas.
 
Uno de los mejores legados que le puede dejar el segundo gobierno de Uribe a los Colombianos, es mejorar el balance fiscal y para ello es fundamental el trabajo con el congreso en temas como las transferencias a las entidades territoriales, las pensiones, una reforma tributaria adecuada y la deuda publica. Estos temas deben tener prioridad en la agenda tanto como la seguridad democrática o la búsqueda de una negociación con los grupos armados. Espero que el gobierno y el nuevo congreso no se desgaste en la modificación de nuevos articulitos, si no en la aprobación de nuevos artículos que solucionen de una vez por todas el desequilibrio de las cuentas del gobierno nacional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?