| 12/1/1995 12:00:00 AM

TENDENCIAS

- La operación aérea en Colombia quedó en categoría 2 según fa Federal Aviation Administration (FAA) de Estados Unidos desde principios de diciembre. Elfo significa clac la autoridad aeronáutica colombiana, la Aerocivil, no ejerce la garantía de asegurar la operación aérea y que las normas aeronáuticas colombianas, ni cumplen ti¡ se ajustan a lo dictado por la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional). Desde septiembre de 199,4 la FAA emprendió un programa de revisión de los estándares de seguridad con los países que Estados 1 Unidos tiene operaciones. En agosto le llegó el turno de la visita a Colombia, aunque hay que reconocer que esta fue hecha a solicitud de la Aerocivil, que pidió asistencia técnica al gobierno de los Estados Unidos, porque era consciente de las múltiples fallas en fa seguridad aérea. El (loas de octubre la Aerocivil contrató con la firma americana Avitas una asesoría para mejorar la seguridad aérea y capacitar inspectores aeronáuticos. El 24 y 25 de octubre se llevaron a cabo reuniones de la Aerocivil con la FAA. donde se le notificó a la Aerocivil que la operación aérea colombiana sería degradada a categoría 2. Ello significa que si en 120 días no se corrigen las fallas, es degradada a categoría 3. donde simplemente no puede haber operaciones aeronáuticas entre Colombia y Estados Unidos

- Con la asestaría de Avitas es casi seguro que Colombia subsanará las fallas hacia marzo del año entrante. Pero mientras tanto las aerolíneas nacionales tienen congelada la operación a Estados Unidos, no pueden aumentar frecuencias cambiar equipos ni tripulaciones, con el evidente perjuicio en época de vacaciones. Los aviones cargueros se verán menos afectados. Es posible que fa Aerocivil, mientras Colombia esté en categoría dos, le aplique restricciones similares a las aerolíneas americanas. Es una guerra comercial sin sentido, sobre todo teniendo en cuenta que hay un convenio bilateral de aerolíneas y frecuencias, que los perjudicados son los usuarios, y que finalmente las fallas Benin corregidas para mejorar sustancialmente la seguridad aérea en Colombia.

ANTICIPOS

- La última semana de enero de 1996 estará listo el borrador de propuesta del ejecutivo americano sobre la certificación de Colombia como país que lucha contra el narcotráfico. Todo el mes de febrero será de intenso lobbying por parte de Colombia y el primero de marzo sale la resolución definitiva.

- El ex presidente de los bancos Sudameris, de Colombia y Andino, Guillermo Villaveces Medina, trabaja frenéticamente en la confección de una nueva corporación financiera. Hay varios inversionistas, entre los que se destaca el Grupo Avesco (de Kokoriko y Diners).

- Fuera de Bogotá, la búsqueda de interesados en la jugosa franquicia de McDonalds ha resultado ser un asunto complejo, principalmente porque no muchos aspirantes presentan el perfil ideal para someterse al estricto manual de operaciones. Entre otras cosas se ordena que al frente del negocio debe estar el dueño de la franquicia y nadie más, condición que margina a muchos candidatos sin interés en el sacrificio. "Me creía un trabajador consagrado y exigente, pero, cuando vi lo frenético del trabajo de McDonalds, me dio complejo de culpa", dice un interesado, quien para colmo es paisa.

- Movimientos en los medios económicos: el editor de la revista Fama, Julián Jaramillo, acaba de publicar la revista de negocios Fortuna y en algunas semanas saldrá al mercado la revista Gente, especializada en farándula. La semana pasada se cerró Síntesis Económica, que se había convertido en tabloide y circulaba con periódicos de provincia. Los sucesores de Alvaro Gómez no quisieron seguir soportando las pérdidas.

- En los pasillos de los juzgados al Código de Procedimiento Penal se le llama Tratado de Libre Comercio. Apenas hace dos semanas se presentó un proyecto de ley que modifica la ley de metros, según la cual la nación sólo podía financiar hasta el 20% de los metros de las ciudades. Con el proyecto de ley el tope llega al 70%, pero Samper lleva año y medio prometiendo metro para Bogotá y apenas ahora su ministro de Hacienda se dio cuenta de que la nación no lo podía financiar.

Un otrora hito antioqueño desciende en su gloria. En efecto, lo único que conservará el simbólico edificio Coltejer de su empresa gestora será el nombre, pues desde la presidencia hasta la más pequeña dependencia se acaban de mudar a los alrededores de la planta de Itagüí, más exactamente al edificio de Polímeros Colombianos, cuya maquinaria fue vendida recientemente a Enka (le Colombia. Los duros tiempos por los que atraviesa la industria textil han forzado estos cambios, que, por otra parte, dejan abundante espacio de oficina para otras empresas más solventes de la Organización Ardila Lülle, entre ellas Postobón y la fortalecida Coltefinanciera, que va en camino de convertirse en banco.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?