| 3/10/2009 12:00:00 AM

Logística, el primer paso para hacerlo bien

Alinearla con la estrategia de la empresa resulta clave. ¿Cómo se hace? Lo explica Edgar Blanco, investigador del Centro de Transporte y Logística de MIT.

Hay dos elementos cruciales para que las empresas establezcan un sistema logístico de talla mundial. Así lo estima Edgar Blanco, investigador del Centro de Transporte y Logística del Massachusetts Institute of Technology, MIT. El catedrático está en Bogotá dictando el primer programa de Educación Ejecutiva en Logística y Cadena de Valor que organiza el Centro Latinoamericano de Innovación en Logística, CLI.

En primer término, Edgar Blanco insiste en que los ejecutivos deben ver la logística como una herramienta estratégica que genera ventajas competitivas de largo plazo y no como un asunto operativo.

Pero para que eso realmente ocurra, deben alinear la estrategia logística con la estrategia corporativa.

Recomienda un primer trabajo para conseguir esa alineación estratégica. Es el de hacer que los encargados de la logística conozcan la estrategia de su empresa. “La gente de logística no sabe como compite su empresa, cual es su propuesta de negocios”, dice Blanco. “Las personas del equipo de la cadena de suministros no tienen esa sensibilidad. Piensan que su trabajo solo es operativo”, agrega.

Una vez consigue que el equipo de logística piense en la estrategia, revisa con ellos cuáles son los puntos clave del plan de la empresa para identificar los asuntos en los que ellos pueden participar.

Simultáneamente, la organización debe conseguir que las personas del ‘otro lado’ de la empresa, entiendan con algún detalle la función logística. La gente de administración cree muchas veces que la tarea de logística es la de llenar y empujar cajas, ilustra Blanco. Hay que borrar de su mente esos estereotipos para que la empresa realmente se ponga en una sola línea de acción.

Una vez se surten esos pasos iniciales, de conocimiento mutuo y de definición estratégica, la empresa puede emprender el diseño de su sistema logístico y asegurarse de que el sistema esté bien alineado con la estrategia de la empresa.

De alineaciones
Para Edgar Blanco, un buen ejemplo de desalineación entre la estrategia de la empresa y la acción logística se puede ver en la operación del fabricante de computadores Dell. “Por mucho tiempo estuvo alineada. Ahora está desalineada”, explica.

Cuando comenzó a operar, Dell tenía claro su enfoque estratégico. Se trataba de ofrecer un producto de bajo costo y bajo servicio, a través de Internet, señala el investigador de MIT. “Ahora quiere ser proveedor de productos de diseño, pero la cadena logística está diseñada con sistema anterior”, continúa.

Cuando ofrece un mayor valor agregado, debe pensar en establecer una mejor interacción con el cliente. “Antes lo importante era mandar el producto. Ahora lo importante es cómo soportar la venta”, resalta.

Dell está en el proceso de realinear sus dos estrategias y tendrá que hacerlo con rapidez, porque de no lograrlo, la competencia se encargará de sacarla del mercado.

En el otro lado del espectro, una empresa bien alineada para Edgar Blanco es Apple. Desde siempre esta empresa jugó con ofrecer productos diferenciados, con una logística más sofisticada. Nunca se ha desdibujado y eso le ha valido no solo la estimación de sus clientes, sino la posibilidad de cobrar más por un producto especial.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?