| 5/6/2008 12:00:00 AM

Tecnología para licenciar y usar

Para innovar tecnológicamente su actividad, una empresa tiene que desarrollar tecnología propia o emplear las ya creadas, para que resulten productivas y útiles.

 

Esta última se conoce como Transferencia de Tecnología.

En un mundo donde los negocios y los mercados se han ido globalizando cada vez más, las pymes requieren ser más creativas para atraer a los clientes haciendo y presentando opciones diferentes a las de sus competidores. En este mundo tan competitivo, donde la información fluye con rapidez, se puede lanzar un producto o un servicio casi instantáneamente en dos lugares distantes del mundo.

Es por ello que hay que saber aprovechar las herramientas de los sistemas legales de protección de la Propiedad Industrial e Intelectual, que ofrecen a sus titulares un panorama variado para gestionar sus innovaciones tecnológicas. A menudo se escucha que la innovación es un factor que contribuye al crecimiento de las empresas y de Colombia. Muchas empresas se crean a partir de los desarrollos tecnológicos de sus dueños, que invierten no sólo su tiempo, sino su creatividad inventiva y capital en estas tareas de innovación.

Ahora bien, no todos los empresarios quieren, pueden o están dispuestos a crear tecnología, y no por ello quedan fuera de la lista de innovadores potenciales. Los derechos de Propiedad Industrial e Intelectual, propios o licenciados, permiten el uso de tecnologías disponibles para utilizarlas, adaptarlas, producirlas y hacer negocios que recuperen la inversión en la adquisición de la tecnología, y así obtener ganancias adicionales.

A través del licenciamiento de la tecnología, un inventor que ha protegido sus creaciones industriales, autoriza a un tercero para explotar sus inventos, a cambio de royalties. Esto retribuirá parcialmente la inversión en el desarrollo y protección de dicha patente, y además, permitirá continuar con la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías.

Usar la tecnología a través de licenciamiento proporciona además, el acceso a nuevos mercados sin necesidad de realizar grandes inversiones. Por su parte, quien adquiere la tecnología genera ingresos importantes, protege su negocio y aprovecha investigaciones existentes para beneficio de su empresa.

Desafortunadamente los colombianos nos interesamos poco por las patentes. Existen muchas creaciones industriales cuya vigencia de 20 años ha vencido, y que han pasado a ser de dominio público para explotarlas comercialmente con libertad. Muchas de ellas, efectivamente podrían estar agotadas comercialmente, superadas por nuevos desarrollos o simplemente resultaron poco rentables, pero otras podrían estar en espera de capitales que deseen invertir en volver a hacerlas productivas.

En este caso hay más de 20.000 patentes de tecnologías de todo el mundo disponibles para su uso. La información técnica de patentes es de dominio público y se puede utilizar para ser implementada en empresas colombianas.

Una investigación sobre las tecnologías disponibles en Colombia o en el extranjero, ofrece al emprendedor o empresario, un campo de oportunidades poco exploradas y que suponen una fuente de conocimientos para nuevos negocios rentables. El hecho es que la tecnología, se hizo para usarse y aquellas empresas que quieran acceder a los terrenos de la innovación, la tienen al alcance de la mano.

 

Si usted piensa que se requieren de grandes inversiones, no está de más que empiece a investigar, porque en esto de la tecnología de libre acceso y de las licencias tecnológicas no hay reglas. Puede haber negocios rentables y beneficios mutuos entre el que invierte y el que crea. Cuestión de profundizar, investigar, emprender e innovar.

 


Por: Gloria Isla
Clarke, Modet & Cº
info@clarkemodet.com.co 


 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?