| 7/20/2008 12:00:00 AM

"Yo les digo a los hermanos de las Farc que estamos dispuestos a dialogar, a conversar para trabajar por la paz en Colombia": Ortega

MANAGUA  - El presidente Daniel Ortega insistió el sábado en su disposición de dialogar con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) porque "para luchar por la paz no tenemos que pedirle permiso a nadie".

"Yo he encontrado disposición del secretariado de las FARC de trabajar por la paz y yo les digo a los hermanos de las FARC, que estamos dispuestos a dialogar, a conversar para trabajar por la paz en Colombia, porque bien se la merece ese pueblo", dijo Ortega al clausurar las celebraciones del XXIX Aniversario de la Revolución Sandinista.

Las FARC solicitaron recientemente platicar con Ortega sobre la "paz y la guerra en Colombia".

"Yo he sido bien claro, para luchar por la paz, no tenemos que pedirle permiso a nadie, y sobre todo cuando esa lucha por la paz se vuelve imperiosa por que está en riesgo la seguridad de la región", agregó.

 

El mensaje sería una contestación a la posición expresada por el gobierno de Colombia el jueves de que "no autoriza, ni avala, gestión alguna que pretenda adelantar el señor Ortega en relación con una organización terrorista, en este caso las FARC".

 

El gobierno de Colombia argumenta que ello "constituiría una violación al principio de la no injerencia en los asuntos internos de los Estados" y que "cualquier actividad que se desarrolle en tal sentido, tiene que contar con la aprobación del gobierno de Colombia".

En esta capital se rumoraba sobre la presencia de presuntos representantes de las FARC que habrían llegado al país para platicar con Ortega, aprovechando las celebraciones del triunfo revolucionario.

La jefa de la policía nacional dijo que actuaría conforme a la ley respecto a cualquier persona sobre la cual la Interpol tuviera en su lista de requeridos internacionalmente. Los miembros de las FARC son considerados terroristas.

Durante el acto, Ortega presentó a una de las guerrilleras colombianas sobrevivientes del ataque del ejército de Colonbia contra un campamento de las FARC en Ecuador donde murió el segundo jefe de esa guerrilla, Raúl Reyes.

"Acérquense, que la Interpol no las esta deteniendo. Ya quisiera el gobierno colombiano detenerlas o asesinarlas, pero ya lo hemos denunciado", dijo Ortega.

El mandatario dijo que el ataque al campamento fue "un acto de terrorismo de Estado".

Al mismo tiempo pidió al gobierno de Colombia "respetar" una resolución de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, respecto a un viejo diferendo territorial con Nicaragua en aguas del Mar Caribe.

"Respeten la soberanía de Nicaragua y tendremos paz y tendremos estabilidad", dijo.

Ortega rindió homenaje a cinco "hermanos cubanos" prisioneros en Estados Unidos acusados de terrorismo, porque "los terroristas están en Washington", señaló.

Culpó al capitalismo del proceso inflacionario que afecta al mundo y dijo que su gobierno ha invertido 205,5 millones de dólares en proyectos sociales.

Al acto asistieron miles de sandinistas que portaban banderas del partido de Ortega, el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

En el mismo participaron el presidente de Venezuela, Hugo Chávez; el presidente de Honduras, Manuel Zelaya; el vicepresidente de Cuba, Estaban Lazo; el presidente electo de Paraguay, Fernando Lugo; Aleyda March, viuda de Ernesto "Che" Guevara, quien recibió la Orden de la Independencia Cultural Rubén Darío.

Ortega otorgó la Orden Agusto C. Sandino, de manera póstuma, al finado presidente de Chile Salvador Allende, la cual recibió su nieto, Gonzalo Meza Allende.

También fueron condecorados con la misma Orden, la hija de Guevara, Aleyda Guevara March; Margot Honnecker, esposa del ex presidente de Alemania del Este, Erick Honnecker; y el filósofo, Francois Houtart, sacerdote católico y sociólogo marxista belga.

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?