| 5/4/2012 3:00:00 PM

Vicepresidente uruguayo cree que Mercosur pasa el peor momento de su historia

El vicepresidente de Uruguay, Danilo Astori, consideró hoy que el Mercosur está pasando por "el peor momento de su historia" porque en la práctica algunos de sus socios practican la "negación de sus principios más elementales".

Montevideo - El responsable de supervisar la política económica del país se expresó así en una charla con periodistas ante la Cámara de Comercio de Uruguay-Estados Unidos, en la que también se refirió a los problemas que su país mantiene con Argentina y que predijo que se mantendrán por largo tiempo.

"El Mercosur pasa por el peor momento de su historia. Esto hay que analizarlo. En la práctica hay una negación de los principios más elementales de los elementos del tratado del Mercosur", dijo Astori, en referencia a las trabas comerciales impuestas por el Gobierno de Buenos Aires que afectan a las exportaciones uruguayas a ese país.

Pese a todo, Astori insistió en que la forma de solventar ese conflicto es proseguir negociando y que "no conoce" otro camino más que ese.

"Hay que poner profesionalidad y paciencia. Uruguay debe defender al sector empresarial y de producción. No se le puede sugerir a los empresarios que busquen otros mercados. Hay que seguir negociando a pesar de todos los problemas", insistió.

Para el vicepresidente, las dificultades "notorias" de su país con Argentina "trascienden largamente a las trabas comerciales" e incluyen diferencias como "el dragado de las aguas comunes, puertos, energía, gas y energía eléctrica".

En ese sentido, alertó de que los inconvenientes con el país vecino "se pueden prolongar por un tiempo importante" y que no avizora circunstancias "que puedan modificarla", y que por eso a Uruguay solo le queda "negociar con profesionalismo" y "tener mucha paciencia". 

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?