| 8/18/2006 12:00:00 AM

Venezuela: opositor descarta dependencia de EE.UU. o Cuba

Chávez juró aplastar el supuesto "plan desestablizador que es el que les dictan (a la oposición venezolana) allá en el Pentágono y la Casa Blanca", y vaticinó que sus adversarios sufrirán su más humillante derrota.

Caracas.- El presidente venezolano Hugo Chávez acusó el jueves a la oposición de apoyar un plan desestabilizador, según él diseñado por Washington, que buscaría evitar la que catalogó como su segura victoria en los comicios presidenciales de diciembre.

"En estas elecciones hay dos candidatos nada más y no estoy exagerando", comentó. "Quien se ponga analizar a los demás candidatos y sus conexiones llegará facilito a la conclusión: o Hugo Chávez o George Bush, allí el dilema", expresó el presidente en un acto de su campaña de reelección la noche del jueves.

Chávez afirmó que todos sus contendores "son los lacayos del imperio... que quisieran que Venezuela sea de nuevo una colonia norteamericana (estadounidense)",

Horas antes, el candidato presidencial opositor y gobernador del estado Zulia, Manuel Rosales, expresó que de resultar elegido su gobierno no dependerá de los Estados Unidos ni de Cuba.

"Ni el imperio ni el barbudo (Fidel Castro), no tenemos que depender", dijo Rosales al asegurar que su eventual gobierno mantendría sólo relaciones de "respeto" con esos países.

El gobernador opositor, de 54 años, hizo el comentario en clara alusión a las repetidas declaraciones del presidente que lo considera como el candidato del "imperio".

Chávez, tildando a Rosales y otros retadores como "fascistas", afirmó la noche del jueves que la oposición sabe que sus posibilidades de victoria son imposibles y juró "darles un nocaut más fulminante que todo los que les hemos dado hasta ahora".

Chávez también advirtió que Washington y sus adversarios traman un "plan desestabilizador" para desacreditar su victoria.

Renovando una previa amenaza, Chávez dijo que si la oposición boicotea la elección, va a prestar "más atención a las voces de muchos venezolanos que dicen que yo debería gobernar mas allá del 2013", año en que terminaría su tercer período presidencial de resultar ganador en la próxima elección.

"No vamos permitir que ese plan incendie la calles de Venezuela, estamos obligados a neutralizarlo antes de que ocurra", agregó.

Temprano, al ser interrogado sobre cómo serían sus relaciones con Irán, Cuba, Bielorrusia, Vietnam y China, Rosales admitió que no tendrá vínculos "con lo que signifique el eje del terrorismo o el eje del mal en el mundo".

Rosales, quien es considerado el "candidato unitario" de la oposición, cuestionó durante una rueda de prensa el convenio petrolero que mantiene el gobierno de Chávez con Cuba y la venta de combustible barato que realiza Venezuela a comunidades pobres de Estados Unidos.

"Nosotros tendremos tratados internacionales, convenios, pero primero está Venezuela", dijo el aspirante al criticar los préstamos y ayudas millonarias que ha dado Chávez a varios países como parte de su política para estrechar relaciones internacionales.

Rosales señaló que de ser electo se acabará "la chequera de Venezuela que camina por América Latina regalando la plata que es de los venezolanos".

El gobernador opositor también fustigó las tirantes relaciones que mantiene Chávez con Estados Unidos, e indicó que "un presidente no tiene por qué estar permanentemente faltándole el respeto al presidente del imperio, o al presidente de cualquier otro país".

Al hablar de sus propuestas de gobierno, Rosales explicó que tendrá como ejes centrales el combate a la delincuencia y la redistribución de la riqueza petrolera, especialmente entre los sectores de escasos recursos.

Unas ocho organizaciones opositoras acordaron el pasado 9 de agosto retirar sus postulaciones para apoyar a Rosales de cara a los comicios del 3 de diciembre.
 
 
Fuente: AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?