| 9/25/2008 12:00:00 AM

Situación de Goldman y Morgan presagia mercados duros

NUEVA YORK- Los dos mayores bancos de inversión de Wall Street se están preparando para una larga batalla.

En los últimos tres días, Goldman Sachs Group Inc y Morgan Stanley se convirtieron en compañías bancarias matrices, después que inversionistas perdieran la semana pasada la confianza en su modelo de correduría de alto riesgo.

Ambos bancos también están ocupados acumulando capital, sacrificando resultados de corto plazo, para atravesar la crisis.

Goldman anunció un acuerdo que le proporcionarán 15.000 millones de dólares, provenientes de Berkshire Hathaway de Warren Buffett y de inversionistas.

Morgan Stanley acordó vender una participación de hasta un 20 por ciento a la japonesa Mitsubishi UFJ Financial Group, uno de los bancos más grandes del mundo, por 8.500 millones de dólares.

Las acciones evitan la presión que hizo colapsar a sus rivales Bear Stearns y Lehman Brothers y permite que Goldman y Morgan Stanley adquieran depósitos. Pero la estabilidad se produce a costa de regulaciones más estrictas y retornos más pequeños.

"Los dos están diciendo que será fácil y tendrán más oportunidades con más capital", dijo Gary Townsend, veterano analista que ahora gestiona el fondo de cobertura Hill-Townsend Capital.

"Pero la banca comercial no es fácil, y el nivel de apalancamiento permitido es bastante diferente al que están acostumbrados", añadió.

Dos empresas que dijeron que tenían suficiente capital y el modelo de negocio correcto están ahora buscando montañas de efectivo y cambiando la manera de hacer negocios.

Los analistas consultados advirtieron que los dos nuevos bancos serán obligados a controlar el riesgo y a usar menos apalancamiento, las verdaderas armas que hicieron Wall Street enormemente rentable.

"Veremos un retorno sobre capital de un 15 por ciento a un 20 por ciento. Los días de los rendimientos sobre el 30 por ciento quedaron atrás", dijo Brad Hintz analista de Sanford C. Bernstein.

Las ventas de capital de Goldman reducen el apalancamiento en el balance a un dólar de capital por 20 dólares de activos, por debajo de los más de 30 dólares del año pasado; además, elevó el capital de los accionistas en un tercio a 61.000 millones de dólares.

"Para Goldman Sachs, la acción líder entre las financieras, los términos de este acuerdo parecen exorbitantemente caros y dan una señal de cuán desafiantes son las actuales condiciones del mercado", escribió la analista de Oppenheimer & Com Meredith Whitney.

TIEMPOS DIFICILES POR DELANTE

Aún así, los tiempos difíciles para los bancos están lejos de haber terminado.

La propuesta del Departamento del Tesoro para sanear los debilitados bancos de sus deudas hipotecarias incobrables o difíciles de traspasar, aún está sujeta al debate en el Congreso.

Además, las condiciones que perjudican a las firmas de Wall Street -una economía en desaceleración, muy pocas fusiones y la iliquidez de los mercados de deuda- no han mejorado.

Pese a los acontecimientos positivos de esta semana, entre anuncios de inversión para capitalizar a instituciones financieras y una ligera estabilización de los mercados, el costo de asegurar la cesación de pagos de la deuda de Morgan Stanley subió el miércoles. Sus acciones cayeron un 11,5 por ciento.

"El interés en conseguir mucho capital con un premio modesto frente al valor libro podría sugerir que la gerencia de (Goldman) tiene una lóbrega perspectiva sobre el ambiente", dijo en una nota Jeff Harte analista de Sandler O'Neill.

"Seguimos siendo cautos sobre las perspectivas para el ambiente operativo del corto plazo", añadió.

Las dos firmas también enfrentan requerimientos de la Fed para que publiquen más información sobre sus operaciones e inversiones. 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?