| 11/16/2011 12:00:00 PM

Sindicato de Freeport Indonesia insisten en demanda salarial

Los trabajadores sindicalizados en huelga de la gigantesca mina de cobre Grasberg de Freeport Indonesia mantienen su demanda de una paga de US$7,50 la hora, restando credibilidad a la afirmación del Gobierno de que se acerca un acuerdo en el conflicto.

Los mineros de Grasberg, la segunda mayor mina de cobre a nivel mundial, han estado en huelga desde mediados de septiembre, lo que llevó a Freeport McMoRan Copper & Gold Inc a declarar la fuerza mayor sobre los envíos de concentrados el mes pasado.

El nuevo ministro de Energía del país, Jero Wacik, dijo el miércoles a los reporteros en Bali que ambas partes se acercan a un acuerdo por la paga. Sostuvo que el sindicato había reducido su demanda a US$4,00 la hora y que la compañía había subido su oferta a US$3,09 la hora.

Freeport no ha declarado públicamente su oferta salarial, aunque los US$3,09 serían más que el aumento de 35 % que el gremio había dicho anteriormente que les había ofrecido. Sin embargo, el sindicato dijo el miércoles que no abandonaba sus propias demandas.

El sindicalista Virgo Solossa dijo a Reuters que el gremio reconsideraría la propuesta si la compañía ofreciera algo por encima de los US$6,00 la hora, que representaría un incremento desde la paga actual, de unos US$2,00 la hora para los trabajadores.

Wacik dijo que el Gobierno, que tiene una parte menor en Freeport Indonesia, intenta lograr un acuerdo, e instó a que la firma afloje su posición, para poner fin a la huelga.

La medida de fuerza, que fue extendida hasta mediados de diciembre, ha alterado seriamente la producción de la empresa.

Freeport también ha sufrido sabotajes en los ductos hacia su puerto y bloqueos de trabajadores a las rutas de suministro de combustible y alimentos a la mina, situada en una remota montaña en Papúa.

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?