| 1/15/2009 12:00:00 AM

Sarkozy aumenta presión sobre bancos franceses

VESOUL, Francia- El presidente francés, Nicolas Sarkozy, aumentó el jueves la presión sobre los bancos del país, demandando que lo menos que los principales banqueros podían hacer era cancelar temporalmente sus bonos.

El Gobierno francés ha exigido incansablemente que los bancos hagan más para dar crédito a las empresas, con el fin de mantener a la economía en pie, frente a la peor crisis financiera desde la la debacle de los mercados bursátiles de 1929.

Dirigiéndose a una reunión de empresarios y autoridades locales, Sarkozy dijo que un gesto "mínimo" sería suspender los bonos, dado el estado de los mercados mundiales.

También atacó a los bancos que usaron la ayuda estatal para comprar de vuelta sus propias acciones para incentivar los retornos de los inversores y dijo que los bancos deberían hacer pagos moderados de dividendos para el 2009.

"Los bancos tienen responsabilidades hacia la economía y hacia la gente de Francia", dijo.

A comienzos de este mes, la ministra de Economía francesa Christine Lagarde dijo que el Gobierno trabajaba en el inminente lanzamiento de una segunda parte de ayuda estatal, de 10.500 millones de euros (13.800 millones de dólares), para apoyar a los bancos del país.

Un tramo inicial de 10.500 millones de euros le fue entregado a los bancos el año pasado.

Junto con su exposición a la crisis de hipotecas de riesgo estadounidenses, los bancos también han sido afectados por el fraude de 50.000 millones de dólares cometido por el financista estadounidense Bernard Madoff.

El jueves, el primer ministro francés Francois Fillon dijo en una entrevista con Reuters que la extensión total de la exposición de los bancos franceses a activos tóxicos seguía siendo incierta. 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?