| 8/7/2011 3:00:00 PM

Santos celebra su primer año en el Gobierno con reforma en plan de seguridad

En su primer aniversario como presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, presentó una reforma en la estrategia de seguridad, uno de los asuntos más cuestionados durante una gestión en general bien valorada por el 85 por ciento de la población.

Santos planteó estos cambios en un acto conmemorativo del 192 aniversario de la Batalla de Boyacá, que consolidó la independencia de Colombia de la corona española, y en el que se celebró también el día del Ejército Nacional.

En ese marco, y rodeado de la plana mayor de las Fuerzas Militares, el presidente resaltó varios avances en seguridad pero aprovechó la ocasión para hacer autocrítica y anunciar "una revisión del esquema de control territorial, para hacer un uso más eficaz y efectivo de todo el personal".

"Como Gobierno tenemos que tener la humildad de saber corregir lo que haya que corregir y eso es exactamente lo que estamos haciendo", reconoció.

El mandatario, quien tomó posesión el 7 de agosto de 2010, explicó que el cambio persigue el fin de la extorsión "que tanto preocupa" en zonas rurales, así como "ajustarse" a la nueva estrategia "de supervivencia" de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Según el presidente, los miembros de esta guerrilla pretenden ahora ser "invisibles vistiendo de civil" y "hacer ruido y causar zozobra con pequeñas operaciones 'avispa'" contra uniformados y población civil.

Santos ordenó al Ministerio de Defensa trabajar en cinco elementos: la unificación de la inteligencia, la reordenación en unidades más pequeñas y efectivas, la colaboración con la Justicia, en afianzar la política de consolidación en los territorios más remotos y en dar una "debida protección legal" a las tropas.

Entre los avances, destacó las capturas del jefe militar y número dos de las FARC, alias "Mono Jojoy", y de los que calificó como "lugartenientes" del máximo líder de las FARC, "Alfonso Cano", cuyo nombre real es Guillermo León Sáenz, identificados con los alias de "Biojó", "Oliver Solarte", "Jerónimo Galiano" y "El Abuelo".

Además, recordó que en este primer año de Gobierno disminuyeron los homicidios en un 6 % respecto del periodo anterior, lo que implica que se registraron 890 muertes menos y que 2011 podrá ser recordado como "el año con menos homicidios en por lo menos 23 años" en Colombia.

También hubo rebaja en las cifras de víctimas de homicidios colectivos, en un 8 %, y en los casos denunciados de extorsión, en un 20 %.

Pero destacó un incremento del 8 % en el secuestro extorsivo, en parte porque la guerrilla se ve "desplazada de sus lugares de producción y tráfico de drogas" y ha vuelto a recurrir a este medio de financiación.

La sensación de inseguridad, junto con la reducción de la pobreza y del desempleo, son los principales lunares señalados por la opinión pública sobre la gestión de Santos.

Sin embargo, un 85 por ciento de los colombianos tienen una imagen positiva de Santos, según un sondeo del Centro Nacional de Consultoría (CNC), y él mismo consideró hoy en una entrevista con el diario El Tiempo estar "cumpliendo".

Sus logros más aplaudidos fueron el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con los vecinos Ecuador y Venezuela, el manejo saludable de la economía que le ha permitido a Colombia recuperar el grado de inversión y la promulgación de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras.

Para los próximos tres años se fija la meta de redistribuir las regalías, llegar al desempleo de un solo dígito, reducir la pobreza y coordinar con los alcaldes estrategias de seguridad más efectivas; así como proyectar al país en el plano internacional y conseguir firmas de acuerdos comerciales con Estados Unidos y Europa.

Santos adelantó nuevas capturas en su lucha contra la corrupción, por la que ya se han intervenido dos instituciones públicas y detenido una veintena de personas implicadas en escándalos en el sector de la salud, de la administración tributaria y de la inteligencia estatal, entre otros.

Por último, preguntado sobre su antecesor Álvaro Uribe, quien la pasada semana interpretó los anuncios de hallazgos de escándalos como un ataque a su gestión, Santos respondió: "Un segundo... mmmmm... Nopecu, nopecu, nopecu", lo que más tarde tradujo como "No pelear con Uribe".

(EFE)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?