| 11/30/2009 3:45:00 PM

Repatrían colombianos desde Venezuela

Unas 425 personas que trabajaban en una mina ilegal de oro fueron repatriadas desde Venezuela, informaron las autoridades colombianas.

Diego Molano, director de Acción Social o el programa gubernamental de atención a población vulnerable, explicó que el grupo, que incluye a 45 brasileños y el resto colombianos, llegó la madrugada del sábado desde un poblado venezolano fronterizo hacia la localidad de Inírida en el departamento de Guainía, a unos 700 kilómetros al sureste de Bogotá.

El ministro de Defensa Gabriel Silva se quejó por la falta de información o advertencia por parte de las autoridades del vecino país de que repatriarían a tal volumen de gente.

"Tenemos información muy preocupante, ha sido una expulsión sin mediar procesos, sin mediar información, sin anunciarnos para poder preparar humanitariamente la recepción de estas personas", dijo Silva al canal Caracol.

Molano y funcionarios de la cancillería señalaron que aunque inicialmente Venezuela expulsó a algunos colombianos, cuyo número no precisó, más tarde los propios colombianos y brasileños decidieron salir de territorio del vecino país ante eventuales mayores problemas legales u otros incidentes.

"Desde el sábado pasado comenzó a llegar un grupo importante de colombianos y brasileños debido al cierre de una mina de oro ilegal, en la parte venezolana", dijo Molano en rueda de prensa.

De los colombianos repatriados, hay un grupo importante de ellos que ya tenía vivienda en Inírida, pero alrededor de 50 se está quedando provisionalmente en la sede de un colegio en Inírida, donde reciben alimentos, agregó.

Las personas repatriadas "le han manifestado a las autoridades que hay otro grupo de colombianos que quería retornar o repatriarse", pero la información no se ha verificado aún, dijo Molano.

 

 

 

(AP)

 

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?