| 4/11/2011 4:00:00 PM

Regulador impone condiciones a la fusión de empresas de Telefónica en Brasil

La Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) de Brasil impuso hoy una serie de condicionantes a la fusión de Vivo y Telesp, empresas de Telefónica en el país suramericano, informó el ente regulador.

Brasilia - La Anatel obliga a Telesp, operador de telefonía fija del estado de Sao Paulo, la instalación de fibra óptica en un mínimo de 70.000 domicilios hasta 2012 y la expansión de la banda ancha a 400.000 viviendas, hasta la misma fecha, según un comunicado.

Telesp también deberá inaugurar hasta finales de este año un centro de innovación que fomente la investigación y el desarrollo, con el uso "preferencial" de mano de obra y tecnología brasileñas.

Vivo, operadora móvil líder en el país, deberá ofrecer cobertura de Internet de tercera generación con la tecnología SMP a 150 municipios adicionales a los que ya proporciona este servicio.

La compañía tiene de plazo hasta final del año que viene para ofrecer gratuitamente conexión de Internet móvil "de calidad" a por lo menos cien escuelas rurales en el área de cobertura de su red de tercera generación.

Además, Vivo deberá donar dos ordenadores "con configuración y tecnología actualizada" a cada una de esas escuelas rurales y, además, deberá garantizarles "disponibilidad" de conexión mediante su red.

La mayoría de estos condicionantes, entre ellos la construcción del centro de innovación, ya estaban previstos en el plan de inversiones de Telefónica para los próximos años.

El mes pasado, el presidente de Telefónica, César Alierta, se reunió con la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, para explicarle los proyectos de la compañía española, que pretende invertir en el país cerca de US$14.700 millones hasta 2014.

Este valor supone un aumento del 52% con respecto de las inversiones realizadas entre 2007 y 2010 e incluye la modernización y expansión de las redes de comunicación de la empresa, el lanzamiento de nuevos productos y servicios y la construcción del citado centro de innovación.

Telefónica, propietaria de Telesp, adquirió en julio del año pasado el 30% de Vivo que estaba en manos de su socio Portugal Telecom (PT) por 7.500 millones de euros.

Con esta operación, Telefónica asumió el control total de la operadora Brasicel, que controla el 60 por ciento de la operadora móvil.

Desde ese momento, la intención de la multinacional ha sido unir sus negocios de telefonía fija en Brasil con los de móvil para generar sinergias y reducir costos operacionales.

La empresa española espera concluir la integración societaria de ambas compañías al final del primer semestre de este año, de acuerdo con la propuesta de reestructuración anunciada por Telefónica.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?