| 12/12/2007 12:00:00 AM

Presidenta argentina recibe al director del FMI

El encuentro era aguardado con expectativa, debido a la ríspida relación que mantuvo con el FMI el ex presidente Néstor Kirchner, que transfirió el mando en la víspera a su esposa Cristina.

Buenos Aires.- El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, declaró que ayudará a Argentina encontrar una solución con el Club de París", con el que el país sudamericano mantiene una deuda de unos 6.000 millones de dólares.

Hizo la declaración el martes luego de ser recibido por la presidenta Cristina Fernández, en su primera jornada de actividad como jefa de estado de la Argentina.

"De todos modos, el problema está en manos de la Argentina y del Club de París, no del FMI. Yo puedo ayudar y ser incluso un intermediario, pero no soy un actor en este problema", dijo Strauss-Kahn.

Kirchner, desde que asumió el gobierno en 2003, responsabilizó frecuentemente al FMI de haber alentado la década pasada la aplicación de programas "neoliberales", causantes según él de la peor crisis económica y social vivida por la Argentina en su historia contemporánea.

Argentina quiere saldar su deuda con el Club de París, pero una disposición reglamentaria exige la aprobación del FMI para concretar esa cancelación. El país sudamericano la considera inaceptable y rechaza cualquier intervención del Fondo, con el que el ex presidente Kirchner canceló toda la deuda en 2005, a fin de "librarse de su supervisión" sobre la economía argentina.

"Es una lástima no resolver esta cuestión. El monto de la deuda no es tan voluminosa (algo más de 6.000 millones de dólares) si se tiene en cuenta las reservas de la Argentina (que llegan a algo mas de 44.000 millones de dólares)", explicó Strauss-Kahn.

"El problema podría ser arreglado directamente entre la Argentina y sus acreedores, a través del Club de París. Esa sería la mejor solución. En este momento el FMI no está involucrado. Hemos discutido la cuestión como socios (del Club) pero no estamos formalmente involucrados", dijo el director del FMI.

"Una forma de posible solución", agregó, "sería alguna variante de reprogramación de la deuda. En tal caso el Club de París podría presentarse ante el Fondo e informar que ha encontrado una forma específica de reprogramación. Pero comprendo que los argentinos no favorezcan esta solución. También entiendo que la Argentina prefiera que el FMI no se involucre", agregó.

Al ser preguntado sobre la importancia que el FMI asigna al Banco del Sur, que siete países sudamericanos crearon el pasado domingo en Buenos Aires, respondió que "según tengo entendido, la futura actividad de ese Banco no es exactamente la misma que la del Fondo, es un banco de desarrollo, de los que ya tenemos varios, como el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial, la Corporación Andina de Fomento".

"No hay razón alguna para que un nuevo banco de desarrollo no pueda ser útil, podría ser más eficiente que otros, o menos eficiente, eso lo veremos. Creo que tenemos que esperar. Creo poder entender la idea política que inspira al Banco del Sur y tendremos que ver cómo funciona", añadió.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?