| 8/13/2007 12:00:00 AM

Premios en Física y Química a científicos uniandinos

El Premio de la Fundación Alejandro Ángel Escobar 2007, en la categoría de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, y el de la Academia de Ciencias del Tercer Mundo (TWAS) 2007, en el área de Química, acaban de ganárselos la física uniandina Ana María Rey Ayala y el profesor de química Víctor Manuel Sarria Muñoz.

Bogotá.- Rey Ayala recibe el Premio Alejandro Ángel Escobar por su trabajo “Átomos ultra-fríos en redes ópticas (Ultra cold bosonic atoms in optical lattices)”, en el que ha desarrollado un nuevo formalismo matemático propio, lo que implica un aporte de notable importancia para la física atómica. Investigaciones en esta área han sido distinguidas con el premio Nóbel en 1997 y 2001, a dos pioneros en el tema.

En 2005 Rey Ayala fue la primera mujer en ganar el premio a la mejor tesis de doctorado –en la Universidad de Maryland– en Física Atómica, Molecular y Óptica de Estados Unidos, distinción otorgada por la American Physical Society, lo que la convirtió en la autora de la primera tesis teórica premiada en estas áreas, con premio no compartido con otros físicos ni con otras tesis. Actualmente la investigadora ocupa una posición posdoctoral en el Instituto de Física Teórica Atómica de la Universidad de Harvard.

La Fundación Alejandro Ángel Escobar otorga el premio en ciencias –en tres categorías– a los trabajos realizados por investigadores colombianos comprometidos con el desarrollo científico del país, sin importar el lugar del mundo donde ejerzan su actividad. El premio consta de un diploma, una medalla de plata y dinero.

Premio TWAS
Por su desempeño en investigación, Víctor Manuel Sarria Muñoz, profesor asociado del Departamento de Química de la Universidad de los Andes, recibe el Premio Academia de Ciencias para el Mundo en Desarrollo (TWAS) 2007, para científicos jóvenes colombianos, en el área de Química.

De la trayectoria de Sarria como joven investigador, la Academia tuvo en cuenta sus estudios de doctorado en Ciencias Ambientales y la posición posdoctoral que ocupó en la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza), sus dos años y medio como profesor en el Departamento de Química de Los Andes, el desarrollo de un Ambiente Virtual de Aprendizaje (AVA), 14 publicaciones indexadas, 30 contribuciones en conferencias internacionales, una patente, ser director de un grupo (Proxar) de investigación en categoría A de Colciencias, entre otros aspectos.

La Academia de Ciencias para el Mundo en Desarrollo fue creada por el Nobel pakistaní Abdus Salam, tiene su sede en Trieste (Italia), representa lo mejor de la ciencia del mundo en desarrollo y su principal objetivo es promover la capacidad científica y la excelencia para el desarrollo sostenible del Sur. El premio consiste en un diploma y 1.000 dólares.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?