| 7/14/2011 2:00:00 PM

Portugal recaudará 1.000 millones de euros con su nuevo impuesto al salario

El nuevo impuesto al salario, equivalente a la mitad de la paga de Navidad, que Portugal va aplicar este año para sanear su economía, permitirá ingresar 1.025 millones de euros, según informó este miércoles el ministro luso de Finanzas, Vitor Gaspar.

Lisboa - En una rueda de prensa en la que explicó las características del gravamen, Gaspar señaló también que el Gobierno espera una contracción de la economía lusa del 2,3 % este año y del 1,7 % en 2012 con un desempleo del 12,5 % en el ejercicio actual y del 13,2 % el próximo.

Además, reconoció que las cuentas públicas presentan ya un desvío negativo de unos mil millones de euros sobre lo previsto en los ajustes para reducir el déficit del país, aunque consideró "prematuro" hablar de una posible corrección del presupuesto nacional.

El impuesto especial a la renta del trabajo, aseguró el ministro, solo se aplicará este año, y afectará sobre todo a los salarios y pensiones más altos.

Como consecuencia del gravamen, que se aplicara como parte de los impuestos personales y tendrá una incidencia promedio del 3,5 %, el fisco portugués recaudará 840 millones de euros este año y 185 de euros millones más en los primeros meses de 2012.

Según Gaspar, el 75 % de esa suma procederá de los salarios y el 25% restante de las pensiones.

El Gobierno portugués va a presentar antes de que acabe agosto, indico, una estrategia presupuestaria para superar la crisis económica del país, que en mayo pasado obtuvo un rescate financiero de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 78.000 millones de euros.

Una misión técnica de ambos organismos se encuentra estos días en Lisboa para revisar la situación de Portugal, que ha recibido ya los primeros fondos del rescate y debe cumplir un estricto programa de reformas económicas y ahorro público para que siga llegando el resto.

El ministro de Finanzas expresó también la confianza del Gobierno en que mejore el saldo del comercio exterior del país, con un crecimiento de las exportaciones del 6,7 % este año y el 5,6 en 2012 frente a una caída de las importaciones en esos ejercicios del 4,8 y el 1,3 %, respectivamente.

El principal sindicato luso, la Confederación General de Trabajadores de Portugal (Cgtp, de tendencia comunista) reaccionó de inmediato contra el nuevo impuesto y vaticinó que a va traer más recesión y problemas sociales al país.

Las dificultades para superar la crisis económica y los desacuerdos entre sus partidos llevaron a Portugal a celebrar elecciones anticipadas en junio, que dieron la victoria a los conservadores tras seis años de Gobierno socialista.

El nuevo Ejecutivo luso anunció el mes pasado que su prioridad será cumplir las estrictas condiciones del rescate financiero internacional y sanear las finanzas públicas.

Pero pese a la ayuda y las medidas de ahorro, Lisboa sigue bajo presión en los mercados y los intereses de su deuda, cercanos al 13 por ciento a 10 años, subieron aún más desde que, la semana pasada, su nota crediticia fue puesta al nivel del bono basura por la agencia Moody's.



Efe

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?