| 10/6/2009 12:00:00 AM

Policía dispersa protesta contra el FMI en Estambul

La policía turca utilizó el martes cañones de agua y atomizadores de pimienta para dispersar a cientos de manifestantes que protestaban contra la reunión anual del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial en Estambul.

Estambul  — Algunos manifestantes enmascarados destrozaron los ventanales de un restaurante McDonald's y de bancos mientras corrían hacia las calles detrás de la plaza Taksim de Estambul, la cual está a menos de un kilómetro del lugar de reunión del FMI y el Banco Mundial.

Los manifestantes, que estaban armados con explosivos y hondas, se enfrentaron en varias ocasiones con la policía en calles estrechas.

La gran cantidad de policías les impidió llegar al lugar de la reunión, donde miles de oficiales con máscaras antigás erigieron barricadas y detuvieron a más de 70 manifestantes, informó el gobernador de Estambul, Muammer Guler.

Nubes de gas lacrimógeno saturaron el aire en la plaza Taksim mientras los bomberos luchaban por apagar un incendio iniciado por los manifestantes. Los peatones que no participaban en la manifestación y los reporteros también sufrieron por los gases.

Varios propietarios de negocios a lo largo de la famosa ruta turística de la Calle Istiklal los protegieron sus tiendas con persianas.

La semana pasada, un estudiante de periodismo lanzó un zapato al director del FMI Dominique Strauss-Kahn mientras el funcionario financiero respondía preguntas en una universidad de Estambul. El zapato no golpeó el objetivo.

Turquía y el FMI negocian un nuevo préstamo que podría impulsar la confianza del consumidor, pero el gobierno turco ha tenido reticencia para implementar medidas de austeridad.

 


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?