| 3/17/2011 10:00:00 AM

Pescadores de Perú afectados por el tsunami

El 90 % de los 1.500 pescadores artesanales de la caleta de San Andrés (Pisco, costa central de Perú) aún no pueden retomar sus labores de pesca como consecuencia de los bancos de arena que formó en el litoral el tsunami.

Lima - Según informó la capitanía del puerto de Pisco, unos 300 kilómetros al sur de Lima, el fuerte oleaje registrado el pasado viernes removió el lecho marino, creando un banco de arena de un kilómetro de longitud que impide la salida de los botes de pesca artesanal.

"La medida es preventiva toda vez que el arenamiento no sólo impide que las embarcaciones puedan hacerse al mar, sino que podría ocasionar que estas encallen, se atasquen e incluso se volteen", señaló una fuente de la capitanía consultada por el diario.

Para remediar el problema, la municipalidad de San Andrés, junto a empresarios locales, contrataron dos palas mecánicas que ayer miércoles iniciaron unos trabajos que no estarán concluidos hasta la próxima semana.

Del mismo modo, el alcalde del distrito, Juan Vergara, aseguró que hoy culminarán los trabajos de limpieza de la carretera que une San Andrés con Pisco y Paracas, así como de las calles cercanas al litoral que quedaron con arena y piedras tras la crecida del mar.

El Ministerio de la Producción también dispuso apoyar a los propietarios de las embarcaciones más perjudicadas, que según Defensa Civil serían un total de 131: 110 en Piura (norte), 7 en Ica (donde se ubica Pisco) y 14 en Lima.

La ciudad de Pisco fue la más afectada por el terremoto de 7,9 grados en la escala de Richter que asoló la costa central peruana, provocando más de 500 muertos y decenas de miles de damnificados.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?