| 2/18/2009 12:00:00 AM

Obama presenta plan hipotecario

(MESA, EEUU) El presidente Barack Obama reveló el miércoles el próximo paso en sus diversos esfuerzos para sacar a Estados Unidos de la recesión, comprometiendo hasta 275.000 millones de dólares para contener una ola de ejecuciones de viviendas que desataron el colapso del sistema financiero.

Obama, quien firmó el martes un histórico plan de estímulo económico de 787.000 millones de dólares que mezcla gasto del Gobierno con recortes impositivos, anunció los detalles de su plan en Arizona, un estado que ha sido particularmente golpeado por la crisis de la vivienda.

"Todos nosotros estamos pagando un precio por esta crisis de hipotecas de viviendas. Y todos nosotros pagaremos un precio aún mayor si permitimos que esta crisis se profundice", dijo Obama.

El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, dijo a la prensa que esperaba que el plan funcione rápidamente para ayudar al mercado inmobiliario, y que eso estimularía los esfuerzos para restaurar la salud del sistema financiero.

Pero los mercados financieros reaccionaron al plan con escepticismo.

Las acciones estadounidenses caían en las operaciones de comienzos de la tarde. Más temprano, el índice de construcción de viviendas del Dow Jones perdió casi un 2%, después que datos del Gobierno mostraron que los inicios de construcción de casas y permisos para edificar cayeron a niveles récord el mes pasado, ya que un exceso de casas sin vender y una escasa demanda llevó a los constructores a suspender sus planes de construcción.

La última estrategia de Obama tiene tres grandes componentes.

Primero, un fondo de 75.000 millones de dólares permitiría subsidiar a los propietarios de casas que luchan para pagar sus hipotecas.

Segundo, las compañías financieras hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac podrían invertir otros 100.000 millones de dólares para absorber más préstamos hipotecarios e impulsar nuevos préstamos.

Finalmente, Washington podría inyectar otros 100.000 millones de dólares en cada una de esas compañías hipotecarias para protegerlas de las pérdidas mientras expanden su ya masivo alcance en el mercado de la vivienda.

La crisis de la vivienda ha jugado un papel central en la propagación de la turbulencia financiera y crediticia en todo el globo, resaltada por el hecho de que muchos propietarias de casas en Estados Unidos están atados a hipotecas que simplemente no pueden pagar.

Se suponía que el tema de la vivienda sería el aspecto políticamente más popular de Obama para rescatar a la economía. El esquema del Gobierno para fortalecer la industria financiera también tuvo como respuesta un desplome en los precios de las acciones la semana pasada.

"Este plan es bueno pero es innecesariamente complicado", dijo Michael Cheah, gerente de cartera en AIG Sunamerica Asset Management en Nueva Jersey.

"Todos los esfuerzos ayudan, pero la cuestión es efectividad. Creo que podría tener efectos colaterales, como gente tratando de burlar el sistema", agregó.

Mantener a estadeunidendes en sus casas

Andrew Bekoff, jefe de inversiones en LPB Capital LLC en Pennsylvania, dijo que la medida podría ayudar.

"El plan tiene una oportunidad real de ayudar. La combinación de acción del Gobierno con fondos adicionales para Fannie y Freddie deberían mantener a millones de estadounidenses en sus casas", dijo.

Obama, un demócrata que reemplazó al republicano George W. Bush el 20 de enero, tuvo que batallar con la oposición republicana en el Congreso para la aprobación del plan de estímulo, su primera victoria política importante desde que llegó al poder.

Líderes de los dos partidos han pedido medidas para enfrentar la crisis de la vivienda.

A fines del año pasado, apenas algo más del 9%de todos los préstamos hipotecarios en Estados Unidos estaban atrasados o las viviendas ya en ejecución por incumplimiento de pago, ha dicho la Asociación de Banqueros Hipotecarios.

Un total de 8,1 millones de viviendas en Estados Unidos, o el 16% de todas las familias con hipotecas, podrían caer en incumplimiento de pago en el 2012, según un informe del banco Credit Suisse.

Un funcionario del Gobierno dijo que el plan total destina hasta 275.000 millones de dólares para viviendas, incluyendo 50.000 millones en fondos ya comprometidos en el plan de rescate al sector financiero. Esto apunta a ayudar a hasta nueve millones de familias estadounidenses.

Saliendo al paso de críticas que podrían denunciar que el esquema ayudaría a gente que tomó deuda que excedía su capacidad de pago, Obama dijo que su plan se orientaba a "rescatar a familias que han jugado bajo las reglas y actuado responsablemente", mediante el refinanciamiento de hipotecas tradicionales para hasta cinco millones de propietarios que están ahora cercanos a deber más de lo que valen sus viviendas.

El plan también establece un fondo de 75.000 millones de dólares para reducir los pagos mensuales de otros tres a cuatro millones de propietarios "atrapados en hipotecas subprime que no pueden pagar como resultado de las altas tasas de interés o problemas personales", dijo.

 

 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?