| 10/3/2006 12:00:00 AM

Napster lanza servicio de descarga de música en Japón

El servicio comenzó a ofrecer desde el martes más de 1,5 millones de melodías japonesas y extranjeras para el mercado nacional de melómanos, uno de los más grandes del mundo.

Tokio.- La compañía de música por internet Napster lanzó el martes un servicio en Japón con el que tratará de satisfacer la demanda creciente de melodías para reproductores digitales, con el que competirá con el servicio iTunes de Apple Computer Inc.

"Al tratarse del segundo mayor mercado de música del mundo, Japón representa una oportunidad económica muy grande para Napster", dijo Brad Duea, presidente de la compañía, durante una conferencia de prensa en Tokio.

El nuevo servicio japonés puso a Napster Inc., una empresa con sede en Estados Unidos, en competencia directa con la tienda virtual iTunes y el reproductor digital de Apple iPod. La tienda de música en línea iTunes abrió en Japón el año pasado y tuvo un éxito al instante con los jóvenes, más propensos al uso de nueva tecnología.

El servicio de Napster en Japón es una inversión conjunta de Napster y la firma Tower Records de Japón. Napster, con sede en Los Angeles, posee el 31,5% y Tower Records de Japón 53,5%. El restante 15% está en manos de un grupo de inversión.

Napster lanzó su servicio en Japón seis meses después de lo planeado originalmente porque primero quiso hacer una amplia investigación de mercado y afianzar su alianza con Tower Records, que le hará publicidad a Napster en sus tiendas. Pese al retraso, la compañía está apostando a que su servicio de subscripción de descargas ilimitadas y sus planes para permitir bajar música a teléfonos móviles le ayudarán a reponer el terreno perdido.

 
Fuente: AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?