| 2/14/2011 5:15:00 PM

Ministros de la UE acuerdan nuevo plan de rescate

La zona euro acordó hoy que el futuro fondo de rescate para socorrer a países con problemas de financiación -que deberá sustituir al fondo temporal en vigor hasta 2013- estará dotado con 500.000 millones de euros de capacidad efectiva.

Bruselas - "Creo que será suficiente", dijo el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, al término de la reunión de ministros de Finanzas donde se llegó al acuerdo sobre la cuantía, cuya suficiencia será revisada de forma periódica, "como mucho cada dos años".

A estos 500.000 millones de euros se añadirá la aportación del Fondo Monetario Internacional (FMI) -unos 250.000 millones euros adicionales, según el acuerdo no escrito- y de los países que no sean del euro pero que deseen participar.

"Después de un año de experiencia de trabajar con el FMI en la zona euro, tenemos de una excelente sensación", explicó el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn.

La adopción del fondo permanente -conocido oficialmente como Mecanismo de Estabilidad Europeo- forma parte del paquete de medidas contra la crisis de la deuda que la región desea adoptar a finales de marzo para disipar definitivamente las dudas que pesan sobre ella.

Dentro de este paquete se encuentra el aumento del fondo temporal -actualmente en vigor y que ha sido empleado para socorrer a Irlanda-, cuya capacidad de financiación real ronda los 250.000 millones de euros y ha sido considerada insuficiente por los mercados.

Los ministros de Finanzas de la zona euro discutieron este asunto durante la reunión de hoy, pero no llegaron a un acuerdo, aunque Juncker dijo que los trabajos avanzan a "un ritmo satisfactorio" y estarán finalizados para la cumbre de líderes que se celebrará el 24 y 25 de marzo "como está previsto".

Para ello, la zona euro cuenta con la cumbre extraordinaria de líderes que se celebrará el próximo 11 de marzo, así como la reunión mensual de ministros de Finanzas, el 14 de marzo.

"Tenemos previsto que terminaremos los trabajos el 14 de marzo. Si no podemos, convocaremos una reunión suplementaria del Eurogrupo el 21 de marzo", añadió Juncker.

La lentitud de la Eurozona para adoptar una respuesta global a la crisis ha sido considerada por los observadores como uno de los factores que está detrás del recrudecimiento de la crisis de la deuda soberana en Portugal, donde los bonos a 10 años tocaron intereses superiores al 7%  durante la jornada de hoy.

"Somos demasiado lentos a la hora de tomar medidas relevantes", reconoció hoy el ministro luxemburgués de Finanzas, Luc Frieden, antes participar en la reunión.

"Hasta que no haya acuerdo sobre todo (el paquete de medidas), no hay acuerdo sobre nada", avisó a este respecto Juncker.

Alemania ha condicionado su visto bueno al aumento del fondo a la adopción de un pacto de competitividad en la zona euro, que ha sido acogido con frialdad por muchos de los socios, entre ellos España.

Juncker explicó que el pacto de competitividad no fue abordado durante la reunión ministerial de hoy y recordó que el presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, es el encargado de avanzar sobre este asunto, mediante contactos bilaterales al más alto nivel.

Por otro lado, los ministros de Finanzas debatieron la oportunidad de flexibilizar las condiciones aplicables a los programas de asistencia financiera de Grecia e Irlanda, aunque tampoco llegaron a ningún consenso, según Juncker.

Antes de entrar en la reunión, el comisario Rehn consideró que abaratar los intereses aplicables a los préstamos de Grecia e Irlanda debería formar parte de la reforma del fondo de rescate temporal.

"Es esencial reforzar la capacidad efectiva del fondo (...) y, en ese contexto, la Comisión cree que tenemos que revisar la política de precios para abordar el asunto de la sostenibilidad de la deuda".

También sobre el rescate de Grecia, tanto Juncker como Rehn se defendieron de las críticas por las declaraciones de la Comisión Europea (CE), el FMI y el Banco Central Europeo en las que instaban al Gobierno heleno a que venda bienes estatales para reducir su deuda pública.

Rehn aseguró que la Unión Europea (UE) respeta "las prerrogativas" del Gobierno, que es "la única institución responsable de tomar las decisiones sobre el plan de privatizaciones" y explicó que el papel de las instituciones se limita a "aconsejar". EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?