| 11/9/2010 1:40:00 PM

Ministros de Turismo reclaman una mayor influencia en la toma de decisiones

Los ministros de Turismo reunidos hoy en Londres en el World Travel Market (WTM) reclamaron una mayor influencia en la toma de decisiones de los Gobiernos, dada la importancia económica que ha cobrado la industria turística.

Londres.- Fue la conclusión principal de la "mini-cumbre" celebrada por los responsables del sector, bajo los auspicios de la Organización Mundial del Turismo (OMT), en la que también se subrayó la importancia de la colaboración entre el sector público y el privado.

El secretario general de la OMT, el jordano Taleb Rifai, ofreció una conferencia de prensa al término de la reunión, en la que constató que "es necesaria una voz más fuerte del Turismo en los Gobiernos, algo que ahora se está descuidando".

No obstante, Rifai consideró que se ha producido un claro cambio de tendencia desde el inicio de la crisis de 2008, ya que muchos Gobiernos finalmente se han dado cuenta de que el turismo puede ser uno de los motores principales de la recuperación económica.

"Nos han inspirado los casos recientes de China, Estados Unidos, Argentina, Italia y el Reino Unido, que han incrementado el turismo a la categoría plena de ministerio, enviando un mensaje simbólico muy claro de hacia dónde va el consenso en el sector", dijo.

El secretario general de la OMT resumió el malestar de muchos representantes políticos en el ámbito turístico, que se quejan de que decisiones importantes para el sector, como la imposición de nuevas tasas, la creación de infraestructuras o las medidas migratorias, se toman al margen de sus departamentos.

"En todos estos asuntos políticos, el turismo a veces no tiene una voz importante pese a que sea el principal afectado", señaló Rifai, que instó a los gobiernos a situar las políticas turísticas al nivel de las económicas, de seguridad y de transporte.

Coincidió con él Fiona Jeffery, presidenta del WTM, que bautizó esta tensión como "la batalla contra los ministerios de Economía" y que hizo hincapié en la necesidad de fortalecer la cooperación del sector público y el privado para reforzar el sector.

"Si queremos seguir creciendo y desarrollar nuestra industria, teniendo constancia en el crecimiento, es importante que los sectores público y privado compartan sus problemas y encuentren con el diálogo soluciones conjuntas", destacó Jeffery.

Esta cuarta edición del encuentro de ministros de Turismo en la WTM estuvo precedida por la difusión de los datos de que el sector se está recuperando a un buen ritmo, por encima de las expectativas.

Los últimos datos de la OMT, correspondientes a los nueve primeros meses del año, indican que se ha vuelto por primera vez a las cifras de 2008 anteriores a la crisis, y que ha habido un crecimiento global de la industria del 7% con respecto a 2009.

Entre enero y septiembre de 2010, se han registrado 2 millones de turistas más que en el mismo periodo del año pasado, en un crecimiento, explicó Rifai, que es producto del impulso de los países emergentes "y no de los países desarrollados".

El crecimiento en el área de Asia-Pacífico ha sido del 14%, mientras que Europa está en un 3% positivo, un desequilibrio que lleva a la cautela al secretario general de la OMT, que afirmó que "en 2011 veremos una ralentización de este crecimiento".

Pese a las buenas cifras globales, Rifai insistió en la necesidad de "ser cautos", ante una recuperación que calificó "como inestable y fácilmente reversible, particularmente en Europa, que atraviesa una situación económica muy particular, centrada en hacer frente a la deuda y en aplicar duros planes de recortes del gasto".

Esto tiene una lectura añadida, la de los problemas para recuperar el mercado laboral asociado a la industria turística, según coincidieron en apuntar los ministros en su reunión.

"No hay posibilidad de recuperar los empleos perdidos durante la crisis hasta el año 2015, y es un asunto muy serio el de tener una recuperación sin creación de empleo, porque es algo que va a penalizar a la gente más desfavorecida de este mundo", dijo Rifai.

Preguntado por el impacto de la llamada "guerra de las divisas", el representante del organismo de Naciones Unidas para el turismo prefirió hablar de "tensión de divisas", y reconoció que la fortaleza del euro es uno de los principales problemas para Europa.

"Cuanto más fuerte está una divisa, más difícil es vender, algo que es extensible al turismo como a cualquier otro bien que se compra en divisas. El turismo es comercio y servicios", recordó.

Rifai terminó hablando del impacto del terrorismo en el sector y explicó que se reunió en esta feria de Londres con los representantes de Yemen, un país que lucha por disociarse de las actividades de grupos minoritarios en favor de la violencia.

"Tenemos la responsabilidad de no seguir la agenda de los terroristas, que están buscando eso, que la gente no viaje", argumentó Rifai, que explicó que si es cierto que "el turismo depende de la estabilidad y la seguridad", también lo es que "la estabilidad y la seguridad de un país dependen del turismo".

"Quiero enviar un mensaje de solidaridad con Yemen y pedir a la gente que no se penalice al pueblo de Yemen", concluyó.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?