| 7/24/2008 12:00:00 AM

Miles acuden a la venta final de taquillas olímpicas

BEIJING  _ Xu Yonghe quiere taquillas para los Juegos Olímpicos, y está dispuesto a acampar 45 horas bajo un agobiante calor para conseguirlas.

El residente de Beijing estaba al principio de la fila de miles de personas que esperaban en sillas, tiendas de campaña o tapetes de bambú para el inicio de la venta del último lote de taquillas olímpicas que comienza el viernes a las 9 a.m. (0100 GMT).

Unos 250.000 boletos serán puestos a la venta, el sobrante de las tres rondas anteriores de ventas domésticas que se decidieron por un sistema de lotería.

Xu estaba en fila desde el mediodía (0400 GMT) del miércoles. Cuando le preguntaron cuánto costaría comprarle las dos taquillas, respondió: "Ni lo piensen. Ni muerto".

Unas 10.000 personas estaban detrás de él esperando para comprar taquillas, con precios desde 15 hasta 117 dólares, para competencias de fútbol, béisbol, gimnasia, clavados y atletismo.

Muchos de los que hacían filas formaron una gran fiesta, haciendo amistad con los vecinos con tentempiés y jugando cartas.

"En las primeras rondas tratamos de ganar taquillas y no tuvimos suerte", dijo Wang Caiyu, quien estaba con su hermana e hija. "Así que esta espera vale cada segundo para tener una oportunidad de llevar a mis padres a las olimpiadas".

Los que no eran tan pacientes contrataron a alguien que hiciera fila por ellos. Otros, que pidieron no ser identificados, hacían la fila para sus compañías.

"Estoy aquí para comprar taquillas para mi jefe", dijo uno.

Además de las taquillas en venta en Beijing, otras 570.000 serán vendidas para partidos de fútbol en Tianjin, Shanghai, Shenyang y Qinhuangdao.

En total, unas 6,8 millones de taquillas estaban disponibles para la venta doméstica y en el extranjero. Los Juegos comienzan el 8 de agosto.

 

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?