| 4/25/2011 3:40:00 PM

Mexicana Gruma compra una compañía fabricante de tortillas en EE.UU.

El consorcio mexicano Gruma, el mayor fabricante mundial de harina de maíz, anunció hoy la adquisición de la compañía estadounidense Albuquerque Tortilla Company (ATC), un fabricante de tortillas de maíz, por US$8,8 millones.

México - La firma señaló en un comunicado que también compró "el inventario, marca y cartera de clientes del negocio de tortillas de ATC, una empresa con sede en Albuquerque, en el estado de Nuevo México, "que vende tortillas de harina de trigo y, en menor medida, tortillas de harina de maíz, entre otros productos, bajo la marca 'Albuquerque Tortilla'".

Gruma precisó que durante 2010, el negocio de tortillas de ATC obtuvo ventas por 14 millones de dólares.

La compañía mexicana explicó que la operación "contribuye a la expansión y fortalecimiento del negocio de tortillas de Gruma en los Estados Unidos mediante una marca sólida y reconocida en la región centro-sur del país".

Además, "forma parte de la estrategia de aprovechar oportunidades y sinergias en el mercado más importante para Gruma, que es Estados Unidos", agregó.

La empresa mexicana sostuvo que en la medida en que pagó la mitad de su deuda a principios de este año, "seguirá buscando oportunidades de expansión a nivel mundial para consolidar su posición de liderazgo en el mercado".

Sin embargo, aseveró que "continuará con su disciplina financiera con el fin de recuperar la calificación de grado de inversión".

Fundada en 1949, Gruma es uno de los productores más grandes de harina de maíz y tortillas en el mundo, opera principalmente en EE.UU., México, Venezuela, Centroamérica, Europa, Asia y Australia, y exporta a 105 países en el mundo.

La firma, con sede en la ciudad de Monterrey, cuenta con alrededor de 20.000 empleados y 95 plantas.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?