| 11/9/2006 12:00:00 AM

Merma el déficit comercial de EE.UU.

El déficit comercial bajó un 6,8% a 64.300 millones de dólares en septiembre tras alcanzar los 69.000 millones en agosto. La baja de 4.700 millones fue la mayor mensual desde febrero del 2001.

Washington.- Gracias al retroceso de los precios del crudo, el déficit comercial estadounidense experimentó una apreciable mejoría en septiembre, con su mayor contracción en más de cinco años.

Sin embargo, el déficit comercial con China logró la cifra récord de 23.000 millones de dólares, debido a la importación de productos electrónicos y juguetes.

El déficit comercial con China en septiembre aumentó un 4,6% a un récord mensual de 23.000 millones de dólares, reflejo del aumento de la importación de productos chinos a la cifra récord de 27.600 millones de dólares. El aumento refleja un incremento al ritmo anual de 221.700 millones de dólares, frente a los 210.000 millones de dólares el año pasado, el mayor déficit con un solo país.

El aumento de las exportaciones estadounidenses refleja el salto en septiembre en la venta de aviones comerciales, material ferroviario y motores industriales.

En otras noticias económicas, el número de estadounidenses que reclamaron beneficios por seguro de desempleo bajó en 20.000 a 308.000 la semana pasada.

Con todo, la mejora del déficit comercial en septiembre se debió mayormente al abaratamiento del crudo, que permitió una merca de 3.100 millones en la importación del combustible, un 10,5, a 26.300 millones. El precio del crudo importado, que llegó en agosto a una cifra récord, bajó 3,60 dólares el barril a un promedio de 62,52 dólares por barril en septiembre.

La baja situó el monto total de las importaciones a 187.500 millones, una merma del 2,1% en septiembre, mientras que las exportaciones estadounidenses aumentaron un 0,5% a 123.200 millones.


AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?