| 12/15/2010 9:00:00 AM

Mercosur pasó de bloque comercial a fenómeno político y social: Colombo

A veinte años del Tratado de Asunción que dio vida al Mercosur, la organización ha pasado de ser un bloque "estrictamente comercial" a "un fenómeno más completo, con aspectos políticos, sociales y culturales cada vez más importantes", afirmó hoy el director de su secretaría, el argentino Agustín Colombo.

Montevideo.- El responsable de la administración de la institución formada por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay señaló en una entrevista con Efe que el papel político del Mercosur ha "crecido" junto con la voluntad "integradora" en la región, al calor de un mayor intercambio comercial y la sintonía entre los distintos gobiernos.

"Hay que tomar conciencia de que éste es un bloque que une a un país gigante, Brasil, uno mediano, Argentina, y dos muy pequeños, Paraguay y Uruguay", pesa a lo cual "se mantiene la vocación política de integración económica, y eso va más allá de los conflictos que siempre habrá", afirmó.

Colombo, ex funcionario de la Cancillería argentina y en el cargo desde principios de este año, destacó la importancia que ha cobrado la integración en esta primera década del siglo XXI en América Latina y consideró que el desarrollo de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) "enriquece a Mercosur".

"Se ve que con Unasur, el núcleo duro de esta organización, lo comercial, se complementa con medidas políticas. Creo que en el futuro van a establecer mecanismos para complementarse más y evitar así duplicar fuerzas", vaticinó el diplomático argentino.

El próximo viernes se celebra en Foz de Iguazú (Brasil), la cumbre semestral del grupo, en la que el mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, entregará la presidencia temporal del bloque al paraguayo Fernando Lugo.

Este cambio de titularidad podrá fin a un año "prolífico en trabajo" donde se avanzó mucho "en temas comerciales" y en proyectos de convergencia, indicó Colombo.

"En la pasada cumbre de San Juan (Argentina) hubo logros importantes, como la aprobación del código aduanero común, para el que se fijó un cronograma que señala que la unión aduanera terminará en menos de diez años", relató.

El diplomático admitió que "puede que nunca se alcance un arancel exacto para todos", pero aclaró que "hay calendarios para ponerse de acuerdo en los conflictos existentes".

Colombo se refirió a la posible adhesión plena de Venezuela al bloque pero no entró en detalles sobre el obstáculo que impide dar ese paso, la falta de consenso en el Senado paraguayo, el único que falta por ratificarla.

"Puede que aún falte un tiempo, el proceso tiene que madurar y Venezuela tiene que cambiar parte de su estructura comercial internacional, tal y como ya está acordado. La mayoría de países cree que es positiva su incorporación, porque además eso genera compromisos", indicó.

Según Colombo, el afán integrador que existe en la región también le permite al Mercosur sobreponerse a una victoria en las elecciones de cualquiera de sus países de partidos de tendencia distinta a la actual, de izquierdas.

"No hay riesgos políticos para el Mercosur", pues "incluso los partidos" conservadores "son integracionistas", argumentó.

Para Colombo, esa situación contrasta con la que se vivía en la región en los años 70 y 80 del siglo pasado, cuando gobernaban dictaduras militares, que sólo se ponían de acuerdo "para la represión" y no paraban de establecer barreras comerciales y políticas entre sí.

"Mercosur representa un cambio radical en la región, el paso de la sombra a la luz. Antes, solo se pudo concertar el Plan Cóndor, a veinte años del Tratado de Asunción hay un auténtico vínculo comercial, social y político", destacó.

Como desafíos para el futuro, el diplomático apuntó la necesidad de superar la falta de "institucionalización" del bloque además de superar la distancia que le separa de la sociedad civil.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?