| 2/21/2011 12:15:00 PM

MasterCard le aconseja cómo tener una situación financiera estable en el 2011

Si aún no ha planeado cómo va a lograr sus metas financieras para este año todavía está a tiempo. El programa Consumo Inteligente de MasterCard Worldwide le dice cómo hacerlo.

Bogotá - Empezar el año siempre impone, conciente e inconcientemente, la necesidad de planear y trazar las metas que no pudimos hacer en el año anterior. Pensar en ahorrar, en adquirir un bien que necesitemos o simplemente en proyectar las finanzas personales con el objetivo de no terminar el año colgado con las cuentas, son factores que se deben analizar desde el comienzo.

Así que, si aún no lo ha hecho, no se preocupe que aún está a tiempo de tomar las riendas de su año financiero. Lo primero que debe comprender es que el manejo adecuado de las finanzas personales y de su hogar puede ayudarle a crear una vida mejor y más satisfactoria para usted y su familia y de esta manera conducirlo a un futuro más estable.

“El sólo hecho de administrar cuidadosamente sus finanzas le permitirá: monitorear y administrar sus gastos, ahorrar para comprar una casa o automóvil, tener dinero para enfrentar emergencias, prepararse para su jubilación y pagar la escuela de sus hijos, entre muchas otras alternativas que le harán la vida más fácil”, dijo Marcela Carrasco, Presidenta de MasterCard para Colombia y Ecuador.

Es por eso que MasterCard Worldwide, a través de su programa de educación financiera Consumo Inteligente, le da una completa guía con sólo diez pasos a seguir que lo llevarán a una mejor situación financiera.

10 pasos a seguir para una situación financiera estable

Hacer un presupuesto exige compromiso, pero las recompensas valen la pena. Muchas personas lo hacen a diario y usted también puede hacerlo. Aquí le mostramos 10 pasos para alcanzar una situación financiera estable.

1. Domine sus gastos: Congele los gastos innecesarios mientras evalúa su situación financiera. La reducción de gastos puede hacerse de distintas formas. Se puede lograr al dejar de comprar artículos muy costosos, o comiendo en casa por un período determinado de tiempo, en vez de comer fuera.

2. Evalué sus finanzas: El primer paso para comprender su situación financiera es saber cuánto dinero necesitará para pagar todas sus cuentas. Puede ser difícil enfrentarse a ese total, pero es vital que lo haga.

3. Establezca sus metas: Establezca una meta grande. Pague lo que debe mensualmente o en un tiempo determinado. Incluso puede animar a sus seres queridos a participar y motivarse unos a otros hasta que alcance su meta.

4. Haga un plan: Ponga por escrito el plan para alcanzar su meta. El puede ayudarle a fijarse objetivos para los gastos mensuales como los de servicio público (electricidad, teléfono, etc.) comestibles, costos médicos, necesidades del hogar y transporte. Establezca objetivos realistas y trate de gastar menos. Haga decisiones importantes en su presupuesto de cómo aprovechar al máximo lo que gana para pagar deudas. No olvide hacer un presupuesto para lo inesperado.

5. Monitoreé sus gastos: Mediante el plan que ha desarrollado, monitoreé sus gastos para que pueda encontrar formas adicionales de ahorrar. Cuanto más dinero pueda aplicar a sus deudas por mes, más pronto estará financieramente estable.

6. Pague primero las cuentas más altas: El interés puede aumentar rápidamente en cuentas de cualquier tamaño, pero asegúrese de pagar primero aquellas cuentas con las tasas de interés más altas.

7. Conozca los intereses y los cargos por pagos atrasados: Conozca las tasas de interés y cuáles son los cargos por pagos atrasados en todas sus cuentas. Evite estos cargos para asegurarse de que no están sumándose a lo que usted debe, y explore las opciones para tasas de interés más bajas. Si no puede hacer un pago, llame a los bancos o compañías a las que les debe y hable con ellos sobre su situación. Si no comprende o no está familiarizado con ninguno de los términos en esta sección, entonces puede acudir a nuestro glosario en www.consumointeligente.org para encontrar ayuda.

8. Pague más del mínimo: Comprenda que pagar más del mínimo puede ser un paso vital para lograr sus metas. Esto es especialmente cierto con respecto a las tarjetas de crédito, aunque también podría ser útil para pagar otros préstamos, como los usados para comprar muebles, electrodomésticos, o equipos electrónicos.

9. Premie el éxito: Comprométase a lograr su meta y determine lo que lo mantendrá motivado a mantenerse firme en su propósito. Considere compartir su meta con alguien que lo ayude a “ser honesto”, monitoreándolo de forma regular para ver cómo le va.

10. Sea paciente: Probablemente le tomó tiempo llegar a este punto, así que reconozca que no va a salir de esta situación de la noche a la mañana. Manténgase motivado. Y recuerde, pagar lo que debe cambiará su perspectiva. ¡Vale la pena esforzarse!

Recompensas de hacer un presupuesto

A medida que se esfuerza por llegar a su meta, le será posible planear, ahorrar para el futuro y fomentar riqueza en lugar de tener que preocuparse de pagar por cosas que compró hace tiempo.

Mientras que algunos de los beneficios de haber logrado comprender su actual situación financiera y pagar sus deudas son bastante tangibles, las mayores recompensas que recibirá son aquellas difíciles de medir con una calculadora.

Desarrollar buenos hábitos para administrar su dinero le proporcionará acceso a tasas de interés más bajas, términos de préstamos más favorables y le permitirá esforzarse para lograr otra meta como poseer una casa o tomarse las vacaciones de sus sueños.

“Vivir sabiendo que su situación financiera es estable y que está libre de deudas le brindará la libertad y capacidad de enfocarse en las personas más importantes de su vida”, concluyó Carrasco.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?