| 10/14/2011 11:20:00 AM

Marcas brasileñas expanden franquicias en América Latina

Las franquicias de marcas brasileñas ocupan cada vez más espacio en las vidrieras de América Latina, atraídas por una clase media emergente a la que vestir, perfumar y hasta enseñar idiomas.

Via Uno vende sus zapatos en decenas de tiendas en México, O Boticário llevó sus fragancias a Colombia, Bob's sirve fastfood en Chile y las argentinas podrían vestir pronto ropa interior Hope igual que Gisele Bündchen.

Con una facturación que crecería un 10 % hasta 86.000 millones de reales (US$49.142 millones) en el 2011, las franquicias brasileñas están aventurándose cada vez más fuera de casa en busca de nuevos mercados y valorización para sus marcas.

"Hace dos años teníamos 50 marcas en el exterior y hoy prácticamente son 80. Nuestro objetivo es llegar a 120 marcas en tres años", dijo a Reuters el director ejecutivo de la Asociación Brasileña de Franquicias (ABF), Ricardo Camargo.

Actualmente existen franquicias brasileñas en 49 países, la mitad en América Latina. Pero el nivel de internacionalización es todavía bajo: la ABF calcula que sólo un 5 por ciento de la facturación de las marcas brasileñas proviene del exterior.

El fenómeno se da al mismo tiempo que los grandes grupos globales industriales y de servicios, que sufren la debilidad económica en sus mercados domésticos en Europa y Estados Unidos, también buscan compensar la caída de ventas entrando a mercados emergentes, entre los que brilla Brasil.

"Y el modelo de franquicias disminuye mucho la necesidad de capital de inversión, reduce mucho el riesgo financiero, político y del negocio, porque el socio local es normalmente una persona que conoce bien el mercado", añadió.

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?