| 12/2/2011 8:00:00 AM

Logística: la respuesta a los retos del TLC

La firma de los tratados de libre comercio entre Colombia, Corea del Sur y Estados Unidos, abre un sinnúmero de oportunidades comerciales para los productores e industriales colombianos, la logística se constituye en una herramienta fundamental para responder a esta nueva realidad del mercado.

Los expertos coinciden al decir que el primer asunto a abordar es el del transporte de mercancías. La realidad nacional en temas viales y portuarios deja claro que la logística es mucho más que el alistamiento de mercancías para su transporte y que es un imperativo empresarial entenderla como un proceso holístico e integrado entre embarcador y transportador.

Si bien el movimiento de mercancías vía aérea es una herramienta definitiva para cumplir con los compromisos adquiridos y abrir nuevos mercados y los vuelos desde los principales polos económicos del país hacia Bogotá están aumentando su frecuencia exponencialmente, convirtiendo a la capital del país en uno de los “hubs” aéreos más importantes de Suramérica, la combinación de las diferentes posibilidades para hacer los envíos de mercancías, es la opción más viable para su rentabilidad.

El transporte de mercancías es una cadena logística compuesta por eslabones importantes, si alguno se rompe, la organización se verá afectada en su totalidad. Por esta razón, las empresas especializadas en el sector están enfocando sus servicios a ofrecer una posibilidad de envíos puerta a puerta sin importar el origen y el destino de la mercancía a través de soluciones donde el transporte aéreo, el terrestre y el marítimo sean asumidos por las mismas manos, mejorando la trazabilidad y aumentando la seguridad y calidad de las mercancías.

Si bien los planes del gobierno están en marcha y la actual administración ha anunciado un plan de $3.6 billones destinado a la construcción de 1.300km de carreteras, 15 túneles y 127 puentes, su implementación será paulatina y mientras el transporte terrestre enfrenta esta evolución en infraestructura, la disciplina en la atención de las solicitudes de los clientes y la coordinación adecuada y planeada entre recepción de insumos y despachos de productos son el camino directo para el cumplimiento de los objetivos corporativos.

Por esto y frente al proceso de restructuración que empezará también en los puertos marítimos y la actualización de los aeropuertos de las principales ciudades en Colombia, la conjunción coordinada de todas las modalidades de transporte es un imperativo. 


Eduardo Berrizbeitia

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?