| 12/16/2005 12:00:00 AM

La CAF ha otorgado US$4.600 millones de financiación en 2005

La cifra supone un aumento del 40% con respecto al año anterior.

El presidente ejecutivo de la CAF, Enrique García, ha presentado hoy el informe de gestión del organismo de 2005, año en el que se logró la cifra récord de financiación de 4.600 millones de dólares, la cual supera en más del 40% lo alcanzado el año anterior por el organismo multilateral, según informa una nota de prensa de la propia CAF.

Se destaca el aumento de la participación en aprobaciones en el sector privado y un gran impulso a los proyectos de infraestructura e integración regional, resaltando también novedosos programas y proyectos en el ámbito social y cultural, así como una profundización del rol catalítico y de innovación de la Corporación. En un marco de una renovada dinámica de los procesos de integración regional, merece especial mención la modificación al Convenio Constitutivo de la CAF que permitirá ampliar el ingreso, como miembros plenos, a los países de América Latina y el Caribe que así lo deseen.

Recuperación económica. El presidente de la CAF afirmó que América Latina ha consolidado su recuperación económica en 2005 con un crecimiento del 4,3%, resultado principalmente de un favorable comportamiento de las exportaciones y una recuperación de la inversión en la mayoría de países de la región. En un entorno externo favorable caracterizado por el incremento en sus términos de intercambio, una gradual recuperación de los flujos de capital hacia la región y la compresión en los niveles de riesgo país, García señaló que la región ha mantenido un entorno macroeconómico estable con una inflación de 6,2%, una cuenta corriente con superávit y una reducción de la deuda externa.

No obstante el máximo responsable de la CAF, advirtió que los países de la región no pueden ser complacientes con la situación actual ya que aún los aqueja un conjunto de problemas estructurales, como la ampliación de la brecha que los separa de otras economías emergentes (especialmente las asiáticas), la volatilidad de su crecimiento económico, la desigual distribución del ingreso y el lento avance en la reducción de la pobreza. García resaltó que estos problemas responden principalmente a la elevada concentración de las exportaciones en pocos productos, factor que hace más vulnerables a las economías latinoamericanas, los bajos grados de competitividad, los insuficientes volúmenes de ahorro e inversión doméstica y la debilidad institucional que prevalece en la mayoría de países de la región.

En este contexto, García apuntó que la CAF promueve una agenda renovada de desarrollo que persigue mejorar las condiciones de vida de los latinoamericanos mediante un crecimiento sostenido de calidad; es decir, un modelo de crecimiento que genere empleo y que sea incluyente. García planteó, además, la necesidad que dicha agenda se visualice de manera integral teniendo como pilares fundamentales la mejora de la eficiencia, el mantenimiento de la estabilidad, el equilibrio con el medio ambiente y la equidad y solidaridad de manera tal que los beneficios del crecimiento económico lleguen a todos los segmentos de la población.

La CAF en 2005. En línea con estos principios, la CAF acompañó los esfuerzos de desarrollo de la región con aprobaciones de préstamos y otras operaciones financieras que beneficiaron a un número importante de países y sectores, según señala la nota de prensa del organismo. Si bien el núcleo de las operaciones de la Corporación se centró en la región andina, con una participación de 75% de las aprobaciones totales en 2005, el presidente ejecutivo de la CAF resaltó el continuo apoyo de la Corporación a los esfuerzos de integración regional, prueba de ello es que las aprobaciones destinadas a los accionistas Serie C (aquellos no andinos) aumentaron un 250%. Y es que durante el año en curso se aprobó para Argentina, Brasil, Costa Rica, México, Panamá, Paraguay y Uruguay (países no andinos) un total de 1.127 millones de dólares (961 millones de euros). En total, la CAF financió a 13 países latinoamericanos en 2005.

Con respecto a la distribución de las operaciones de la CAF por sectores, García resaltó que del monto total aprobado en 2005, el 43,5% se destinó a Infraestructura Económica y Desarrollo Social, dentro del que destaca el récord de aprobación en Infraestructura de Integración con 20%. En efecto, resaltan aprobaciones por más de 1.000 millones de dólares (853 millones de euros) en proyectos de integración en materia de transporte y energía, especialmente en el ámbito suramericano y mediante la utilización de innovadores esquemas de participación pública privada. Por otro lado, se le otorgó el 21% al Sector Corporativo y Competitividad; un 19% a Sistemas Financieros y Mercados de Capitales y un 16% para Operaciones Programáticas.

Enrique García explicó que estos resultados fueron posibles gracias a la solidez financiera que caracteriza a la CAF y la ratificación de sus calificaciones de riesgo por parte de las principales agencias de calificación internacionales, lo que le ha permitido mantener una activa presencia en los mercados financieros internacionales y consolidarse como el emisor recurrente con la mejor calificación de riesgo en América Latina. Efectivamente, l a agencia estadounidense Moodys Investor Services realizó en 2005 un nuevo reconocimiento a la solidez y estabilidad financiera de la CAF, al mejorar de A2 a A1 la calificación de riesgo conferida a esta institución multilateral.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?