| 10/22/2008 12:00:00 AM

La bolsa china cayó 3,2%, el peor cierre desde 2006.

SHANGHAI - La bolsa china cayó un 3,2 por ciento el miércoles, a su peor cierre desde el 2006, debido a la caída de los títulos líderes, empujada por el retroceso de los mercados externos y los oscuros pronósticos de resultados corporativos.

El índice Shanghai Composite terminó en 1.895,822 puntos, cerca de su mínimo de la sesión de 1.894,310, su cierre más bajo desde el 14 de noviembre del 2006. El índice ha perdido un 69 por ciento desde su máximo alcanzado en octubre.

La acción de mayor peso en el índice, PetroChina, cayó un 5,71 por ciento, a 11,22 yuanes.

El volumen de operaciones con papeles tipo A de Shanghái fue de sólo 32.200 millones de yuanes (4.700 millones de dólares), contra los 38.600 millones de yuanes del martes.

El índice MSCI de las acciones del Asia-Pacífico, fuera de Japón, cedió cerca de un 6 por ciento el miércoles por un débil panorama de ganancias que afectó a los mercados.

Los títulos financieros y e inmobiliarios también cayeron.

Las acciones de Industrial & Commercial Bank of China, el mayor prestamista del país, perdieron un 1,76 por ciento, a 3,91 yuanes, mientras que las de la inmobiliaria Vanke bajaron un 5,31 por ciento, a 6,60 yuanes.

Wang Dongming, presidente de CITIC Securities, dijo a los empleados que es poco optimista en cuanto a las bolsas chinas en el corto y mediano plazo, al informarles de una reducción salarial de entre un 5 y un 20 por ciento que comenzará el próximo mes, según fuentes informadas en el plan.

Los papeles de la correduría cerraron con una baja del 2,77 por ciento, en 19,29 yuanes.
"El pesimismo está colgándose del mercado", dijo Zhang Qi, analista de Haitong Securities.


(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?