| 1/22/2007 12:00:00 AM

Investigan posible fraude en máquinas de votación

Los abogados de un candidato que perdió la elección para gobernador en el estado de Alagoas dijo que unos 52.000 votos no fueron contados por las máquinas, que han sido reconocidas internacionalmente por su eficiencia e infalibilidad, dijo el lunes una vocera del Tribunal Superior Electoral, máxima autoridad para los comicios brasileños.

Sao Pablo.- Las autoridades están investigando denuncias en torno a que las respetadas máquinas electrónicas de votación de Brasil fueron alteradas en un remoto estado del noreste del país antes de las elecciones generales de presidente, gobernadores y congresistas.

La vocera, quien declinó identificarse siguiendo políticas de su oficina, indicó que los abogados de Joao Lyra, del partido laborista, desataron la investigación al presentar en diciembre una queja alegando que el número de votos oficialmente registrados en algunas de las máquinas era menor al que de boletas ingresadas.

Otras máquinas utilizadas en locales de votación no registraron ninguna boleta, de acuerdo con los abogados de Lyra, quien perdió frente a su contrincante, Teotonio Vilela, del Partido de la Social democracia Brasileña (PSDB). La vocera dijo que el Tribunal reconoce que algunas máquinas fabricadas en 1998 y utilizadas en los comicios de octubre del 2006 en Alagoas presentaron fallas, "pero no creemos que se cometió fraude".

El Tribunal estima que algunos votos no fueron contados porque las máquinas de 1998 no aceptaban el software instalado en 2006. Tal problema "nos tomó por sorpresa", dijo la vocera. El caso de Alagoas surgió tras un reportaje publicado el fin de semana por la revista Veja, una de las más conocidas del país. Incluso si todos esos 52.000 votos hubieran sido contados, el resultado no cambiaría porque Vilela obtuvo 733.405 votos frente a 400.687 de Lira.

"No es la honestidad de la elección lo que esta siendo cuestionado, sino la infalibilidad de las máquinas de votación", dijo Vilela citado en una nota del Folha de Sao Paulo en su sitio de internet. Las máquinas electrónicas comenzaron a ser usadas en las elecciones municipales de 1996, pasaron a nivel nacional en los comicios generales de 1998 y nunca hasta ahora hubo un cuestionamiento por parte de un candidato perdedor.

En vez de marcar una boleta de papel, el votante brasileño aprieta las teclas de los números que identifican a un candidato. Cuando se presiona la techa "confirmar", aparece la foto del aspirante en una pequeña pantalla. Los resultados son transmitidos por una línea dedicada al Tribunal para su conteo. El Tribunal no tomará acciones en el caso hasta que los fiscales terminen su investigación, que podría demorar un año.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?