| 4/8/2011 9:40:00 AM

Greenpeace se opone al emplazamiento en Rusia de plantas nucleares flotantes

La organización ecologista Greenpeace expresó hoy su oposición al emplazamiento de centrales nucleares flotantes en Rusia, al considerar que representan una amenaza para la seguridad mundial.

Moscú - "Todo el mundo ha visto las consecuencias de una avería radiactiva en la tragedia de (la central nuclear japonesa de) Fukushima", señala el comunicado emitido hoy por Greenpeace, citado por las agencias rusas.

La nota subraya que "la tecnología nuclear no puede garantizar al 100% la seguridad y la imposibilidad de que se repita lo ocurrido en Fukushima".

Greenpeace considera un error la decisión de Rosatom, el consorcio estatal nuclear ruso, de emplazar una planta atómica flotante en las orillas de la península de Kamchatka (extremo oriente ruso), una zona con gran actividad volcánica y sísmica.

"Según los datos de la Academia de Ciencias de Rusia, las olas de un tsunami en la bahía de Avachinsk, donde se tiene previsto colocar la planta, podrían alcanzar los cuatro metros", apuntó.

Los ecologistas consideran que "no se puede imaginar un proyecto más inútil, desde el punto de vista económico, y peligroso, desde el punto de vista de su impacto ecológico".

"El emplazamiento de la central flotante en Kamchatka será un revés para la economía local. Además, para qué desarrollar en la península la peligrosa y cara energía nuclear, cuando ya existen plantas termales mucho más baratas que satisfacen el 30% de sus necesidades", indicó.

Greenpeace pide a las autoridades que renuncien al proyecto de las centrales nucleares flotantes y revisen la política energética nacional en favor de las energías alternativas.

La organización ha recabado ya más de 13.000 firmas contra el proyecto en Kamchatka que serán enviadas a los líderes rusos el próximo 26 de abril, con ocasión del 25 aniversario de la catástrofe nuclear de Chernóbil (Ucrania).

Tras la avería en Fukushima causada por el terremoto y tsunami que sacudieron Japón hace casi un mes, las autoridades rusas prometieron que no desplegarán las centrales flotantes en las zonas de mayor actividad sísmica.

Los habitantes de Pevek, localidad rusa situada en la región ártica de Chukota, aprobaron en agosto de 2010 la instalación de la primera central nuclear flotante del mundo tras descartar que ésta amenace el entorno de la zona.

La central flotante, que estará equipada con dos reactores KLT-40C, se construye en los astilleros de Severodvinsk, a orillas del mar Blanco.

Rusia ha anunciado que utilizará centrales flotantes para abastecer con energía eléctrica y calefacción a las regiones septentrionales bañadas por el Océano Glacial Ártico, lo que permitirá ahorrar carbón y petróleo.

El Gobierno mantiene que esas centrales flotantes no sólo satisfarían las necesidades energéticas de la población y mejorarían su calidad de vida, sino que garantizarían la protección del entorno al no ser contaminantes.

Rusia tiene previsto botar en los próximos meses la planta flotante "Akadémik Lomonósov", de 144,2 metros de largo, 30 metros de ancho y dotada de dos reactores nucleares, usados antes para propulsar rompehielos, con una potencia de 70 megavatios.

Las plantas flotantes rusas utilizarán uranio poco enriquecido (5 por ciento) y generarán el mismo volumen de electricidad que una central nuclear terrestre.

Además, las autoridades rusas mantienen que esas centrales permitirán suministrar electricidad "a la carta" a cualquier rincón del planeta y se disponen a transferir la tecnología.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?