| 7/22/2005 12:00:00 AM

Gobierno tiene nuevos planes tributarios a favor de empresarios

El gobierno anunció que planea realizar grandes cambios en materia tributaria para lo que resta del periodo de Álvaro Uribe, en un esfuerzo por estimular la inversión extranjera en el país y garantizar de esa forma recursos financieros frescos.



El presidente Uribe, dijo al Congreso, en su intalación de ayer para un nuevo periodo legislativo, que era de vital importancia para la economía del país, definir las normativas en materia de impuestos para los futuros inversionistas, con vistas a elevar la competitividad del país.



Como punto de partida, el Ministerio de Hacienda impulsará un proyecto de Ley dirigido a eliminar el impuesto a las remesas -actualmente está en 7%-, que se cobra a las multinacionales cuando van a transferir parte de sus utilidades a sus casas matrices.



Sobre los anuncios gubernamentales, el ex ministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, dijo que los veía como un paso positivo, aunque en su opinión constituyen sólo elementos de eventuales transformaciones en el esquema tributario colombiano.



Como parte del plan del gobierno para aumentar la Inversión Extranjera Directa(IED), el gobierno quiere alcanzar este año la meta de US$4.000 millones, cerca de US$1.000 millones más de lo recibido en 2004.



Sobre el anunció del Presidente de la República, el coordinador de la bancada liberal uribista, el también exministro de Hacienda, Juan Manuel Santos, manifestó que veía los planes como algo imposible que el legislativo apruebe una reforma de ese tipo en un año electoral.



Precisamente, la ambición electoral del presidente Uribe es su principal contrincante en el presente, pues sus propios aliados en el Congreso no se atreverían a desgastarse en la aprobación de un proyecto de impuestos que les puede hacer daño en las urnas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?