| 2/17/2007 12:00:00 AM

Gobierno defiende venta de avión presidencial

El mandatario Alan García anunció el viernes la venta del avión presidencial que acarreó al Estado unos 54 millones de dólares en gastos desde que se compró a 25 millones de dólares en 1995, durante el gobierno del entonces presidente Alberto Fujimori (1990-2000). Con el dinero de la venta se construirá el Instituto Nacional de Salud del Niño.

Lima.- El presidente del Consejo de Ministros, Jorge Del Castillo, afirmó que la venta del avión presidencial no corresponde a un acto de demagogia tal como afirmaron miembros del partido del ex mandatario Alejandro Toledo.

"Me parece que ese es un enfoque fuera de lugar de aquellos que quieren defender en el fondo los 97 viajes que hicieron a Punta Sal (balneario al que solía viajar el ex presidente Alejandro Toledo), precisamente son esos señores los que hoy critican y que en ese momento gozaban de los vuelos gratis, gratis a costa de los peruanos", declaró a la prensa.

García criticó, además, "el mal uso" que le dio su antecesor Toledo a la nave, ya que en mayo del 2006 se ganó el nombre de "avión parrandero", después de que la prensa hiciera pública la noticia de que funcionarios peruanos viajaron ebrios en una gira en España.

El que fue ministro de Vivienda de Toledo, Carlos Bruce, calificó dicha venta como "un gesto demagógico para elevar" la popularidad de García, a la vez que el dirigente de Perú Posible --partido de Toledo--, Juan Sheput, dijo que la medida era "demagogia pura".

Del Castillo señaló que ya se firmó el decreto supremo en el que se indica que el avión se venderá en subasta pública.

"En el marco de la política de austeridad el gobierno ha tomado esta decisión de vender en subasta pública el avión presidencial... Necesitamos un avión seguro y económico a la vez, sin lujos".

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?