| 4/16/2009 12:00:00 AM

General Growth, el segundo operador de centros comerciales, pide protección por quiebra en EE.UU.

(NUEVA YORK)  General Growth Properties Inc, el segundo mayor operador de centros comerciales de Estados Unidos, pidió el jueves protección por bancarrota ante sus acreedores, lo que lo convierte en una de las mayores víctimas de la crisis crediticia en el sector inmobiliario.


Tras meses de especulaciones, el propietario y operador de centros comerciales con base en Chicago solicitó una protección por quiebra en la Corte de Bancarrota de Manhattan junto a 158 de los más de 200 centros comerciales que posee en 44 estados mientras busca reestructurar parte de su deuda.

 

 General Growth declaró activos totales por US$29.560 millones y deudas por US$27.290 millones . Desde noviembre, advirtió que podría precisar la protección cuando fuera incapaz de refinanciar las hipotecas vencidas.


La compañía dijo en una declaración que planea continuar explorando alternativas estratégicas durante la protección por bancarrota, de la que intentará emerger lo más pronto posible mediante una reorganización que preserve su negocio nacional.


La movida la convierte en una de las mayores empresas en sucumbir a la crisis financiera de Estados Unidos fuera del sector financiero. Antes de la solicitud de protección, la compañía había incumplido los pagos de varias hipotecas, así como de una serie de bonos. También había puesto en venta varias de sus propiedades principales.


Analistas y otros expertos en bienes raíces han especulado que los dueños de centros comerciales Simon Property Group Inc y Westfield Group estarían interesados en comprar algunos de los activos de General Growth en quiebra.


General Growth ha estado generando flujo de efectivo suficiente para pagar costos de intereses y gastos mensuales, pero ha sido incapaz de refinanciar los préstamos e hipotecas principales a medida que vencen porque los bancos y otras fuentes financieras se han resistido a emitir grandes hipotecas y préstamos.


"Nuestro negocio central continúa sólido y está teniendo un buen desempeño con flujos estables de dinero", dijo en una declaración el presidente ejecutivo, Adam Metz.
"Mientras trabajamos incansablemente en los últimos meses para lidiar con nuestras deudas vencidas, el colapso de los mercados crediticios hizo imposible que la compañía refinanciara el vencimiento de su deuda fuera del Capítulo 11," añadió.


General Growth ha recibido un compromiso para una facilidad de financiación de alrededor de US$375 millones de Pershing Square Capital Management LP, como agente. El fondo de cobertura operado por William Ackman también posee alrededor de un 25 % de las acciones de General Growth.


Ackman, que ha estado presionando para que General Growth declare su quiebra, la describió como "una gran compañía" con "activos fenomenales," durante una conferencia el 2 de abril.


A fines del 2008, alrededor de US$15.170 millones de deuda de General Growth estaban relacionados a préstamos hipotecarios que habían sido envueltos en títulos respaldados por hipotecas, según la firma de investigaciones Trepp.


"Esto subraya que las empresas de bienes raíces son más vulnerables a riesgos de refinanciación que a riesgos de mercado", comentó Mike Prew, analista de Nomura en Londres.


"El proceso de insolvencia de Estados Unidos creemos que es una cura para los problemas de liquidez de General Growth, que se derivan de factores externos, y no una bancarrota tradicional per se", sostuvo.


Las acciones de General Growth se han deteriorado a medida que empeoraba la crisis crediticia. El miércoles cerraron a US$1,05, con lo que su valor de mercado era  US$283,90 millones , frente a los US$11.180 millones a los que se preciaba en mayo, cuando sus títulos registraron un máximo de 12 meses de US$44 .

 

 

 

(REUTERS) 




 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?