| 3/3/2010 5:20:00 PM

Firmas petroleras expropiadas en Venezuela todavía esperan pago

Decenas de empresas de servicios petroleros expropiadas el año pasado por Venezuela todavía esperan recibir compensación por sus activos, mientras el Gobierno mantiene su cruzada nacionalizadora para convertir a Venezuela en un Estado socialista.

Caracas.- La situación de estas firmas pone de relevancia el alto riesgo político de invertir en el país sudamericano, donde varias de las compañías afectadas por estatizaciones han interpuesto recursos de arbitraje internacional.

El presidente, Hugo Chávez, decretó en mayo del 2009 una ley que reserva al Estado las actividades conexas a la extracción de petróleo, lo que llevó a la expropiación de 76 firmas de transporte, mantenimiento, perforación e inyección de gas, la mayoría ubicadas en el occidental estado Zulia.

Fuentes gremiales y de algunas de las firmas afectadas dijeron que Petróleos de Venezuela (PDVSA) no ha revelado todavía la valoración de los activos que expropió el año pasado, cuando asumió sus actividades en medio de crecientes deudas con esas compañías y la caída de los precios del crudo. "Las compañías no han sido llamadas para negociar los montos que se les adeuda por sus activos. Ni siquiera saben si las expropiaciones serán parciales o totales", dijo un representante gremial que pidió el anonimato.

Tras ejecutarse la medida, la producción en la región del Lago de Maracaibo, la zona más afectada por las expropiaciones, decayó en el 2009, impactando también en el comercio local. La firma de servicios Tidewater Inc introdujo el mes pasado una solicitud de arbitraje internacional ante el Centro Internacional de Arreglo de Disputas Relativas a Inversiones (Ciadi), en exigencia de una compensación por 11 embarcaciones que fueron tomadas por PDVSA.

Aseguró en un comunicado que Venezuela no le ha pagado por sus activos y añadió que aspira a una indemnización.

Pese a las constantes nacionalizaciones, Venezuela logró atraer en febrero socios foráneos que llevarán multimillonarias inversiones a la Faja del Orinoco, donde apenas hace tres años Chávez estatizó empresas similares en las que participaban firmas como Exxon Mobil y Conoco Phillips.

Una fuente conocedora de la situación indicó que en las últimas semanas PDVSA ha retomado la propuesta de crear empresas mixtas con algunas firmas expropiadas para tres tipos de actividades: operación de muelles, transporte lacustre y tuberías. "La información que ha dado oficialmente PDVSA es que se van a constituir empresas mixtas para tres tipos de actividades, algunas de ellas con más de un socio privado. Mientras, la toma de operaciones continúa", dijo la fuente.

PDVSA no respondió a la solicitud de información para confirmarlo.

Por otra parte, los consultados coincidieron en que la mayor parte de las deudas por cobrar que acumularon estas compañías en 2009 por servicios prestados a PDVSA han sido honradas, principalmente con la entrega de bonos de deuda. No obstante, advirtieron que en otros sectores, como cementación de pozos y fluidos de perforación, los pasivos se han incrementado significativamente en los últimos meses, lo que ha generado temores de que puedan ser nacionalizadas.

"Las empresas venezolanas que se dedican a estas actividades temen que la medida de expropiación se amplíe para incluirlas", dijo la fuente.

Helmerich & Payne, una de las empresas de perforación afectadas por los retrasos, informó en enero que 11 de sus taladros siguen detenidos a la espera del pago de deudas. La fuente aseguró que el Gobierno mantiene buenas relaciones con transnacionales como Schlumberger y Baker Hughes, que operan en ese mercado.

PDVSA acumuló 8.145 millones de dólares en cuentas por pagar a proveedores al cierre del primer semestre del año pasado, pero sus estados financieros correspondientes a todo el ejercicio 2009 aún no han sido emitidos públicamente.

Reuters

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?