| 7/21/2010 2:10:00 PM

Fabricantes de aviones reciben pedidos por US$12.000 millones

Antes de que la mayoría de los asistentes tomaran su desayuno, Royal Bank of Scotland, que está controlado por el Estado británico, reconoció ser el misterioso comprador de casi US$8.000 millones de nuevos aviones de pasajeros.

Farnborough, Inglaterra.- La tercera jornada del Festival Aéreo de Farnborough estuvo dominada por pedidos por más de 12.000 millones de dólares, lo que preparaba a los fabricantes de aeronaves a elevar sus previsiones gracias a la fuerte demanda.

La subsidiaria de leasing RBS Aviation Capital puso su nombre a un pedido de 52 aviones Airbus de la familia A320 y a 43 Boeing de la línea 737, los que ya estaban en la lista de los fabricantes a nombre de un comprador desconocido.

"Siempre compramos cuando creemos que hay demanda y vendemos cuando no vemos demanda de los inversores", dijo en una entrevista el presidente ejecutivo de RBS Aviation Capital, Peter Barret.

A esos pedidos hay que sumar los de Garuda, Thai Air, Qantas y Qatar Airways, por lo que los fabricantes parecen estar listos para elevar sus pronósticos de pedidos para el 2010.

"Hemos elevado nuestra previsión de pedidos dos veces y podríamos hacerlo una tercera", dijo el jefe comercial de Boeing, Jim Albaugh, en una entrevista con Reuters.

El jefe de ventas de Airbus, John Leahy, había dicho el martes a Reuters Insider TV que Airbus puede superar su propio pronóstico de más de 300 pedidos este año y que, posiblemente, alcance a los 400.

"El negocio (de aviación) civil ha tenido una buena semana, pero sigue la preocupación porque los mercados maduros, de Europa y América del Norte, no son los que están firmando por nuevos aviones", dijo Howard Wheeldon, estratega de BGC Partners.

 

Reuters

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?